La evolución del logotipo de Instagram da cuenta de los cambios que esa red social experimentó en sus poco más de 10 años de historia: aquel ícono era lisa y llanamente una cámara tipo Polaroid y paulatinamente fue volviéndose minimalista, alejándose de aquel emblema de la fotografía. La plataforma también se movió en esa dirección: Instagram es, cada vez más, una aplicación de videos y los amantes de la fotografía se sienten expulsados del entorno que alguna vez fue su hogar.

El propio Adam Mosseri, CEO de Instagram, dijo recientemente que ya no quieren ser considerados una app de fotografía y dio cuenta de las diversas acciones emprendidas en favor de los videos, acercándose de tal modo a la propuesta de plataformas como TikTok y YouTube.

Ya no somos esa aplicación ‘cuadrada’ para compartir fotos”, dijo Mosseri en la ocasión. El director ejecutivo de la red social notó que estudios de mercado les mostraron que la mayoría de las personas usa Instagram para entretenerse y que el video es una pata fundamental para esa actividad.

Además, no temió hacer referencia a sus competidores: “TikTok es descomunal, YouTube más grande todavía (…) Tenemos más por hacer para abarcar (ese terreno) y eso implica cambios”, dijo.

El exilio digital de los fotógrafos

Un repaso publicado en The Guardian revela que muchos entusiastas de la fotografía ya no se sienten a gusto en Instagram. Además, fotógrafos demuestran que el alcance de sus trabajos es cada vez menor en esa plataforma propiedad de Facebook.

El caso de un aficionado da cuenta de ello: Sam Binding, que tiene más de 11.000 seguidores en Instagram y apenas 350 en Twitter, decidió hacer un experimento. Publicó la misma imagen en ambas redes y luego de dos días valoró el impacto en cada caso. ¿El resultado? En Instagram fue vista por poco más de 5.500 personas, igual que en Twitter. El dato es llamativo en vista a la diferencia en su cantidad de followers en cada app.

El logotipo de Instagram nos remite directamente a la fotografía.Por: REUTERS

Binding dijo que hizo esta prueba porque percibía que en el último año Instagram había comenzado a mostrar sus publicaciones hasta a un 50% menos de personas. “Sé que muchos fotógrafos se han tomado un descanso en Instagram porque empezaron a pensar que tal vez sus fotos no eran lo bastante buenas”.

Nick Waplington, otro fotógrafo entrevistado por The Guardian, dijo que antes sumaba hasta 200 seguidores cada mes y que eso ya no ocurre. “No pienso empezar ahora a bailar mientras sostengo mis fotografías, así que probablemente volveré a usar mi Instagram como una cuenta personal”, comentó.

Un cambio de era en Instagram

Los movimientos en la red social son liderados por el antes citado Mosseri, que en 2018 reemplazó a los fundadores de la aplicación, Kevin Systrom y Mike Krieger. Tal como contamos en esa ocasión, Mosseri es un “delfín” de Mark Zuckerberg, el líder de Facebook, que desde que compró Instagram proyectó cambios en ese entorno.

Si hace poco tiempo usás Instagram, que ya tiene Stories e incluso Reels que se parecen a los videos de TikTok, deberías saber que nació como una comunidad para fotógrafos. De hecho, tal recuerda The Guardian en su artículo, uno de los primeros filtros de la red social fue lanzado por Systrom y bautizado X-Pro II en homenaje a una célebre técnica de fotografía analógica.

A fin de cuentas, no es extraño que Instagram se vuelque a los videos, el contenido que ha gobernado el negocio de las aplicaciones y de las redes sociales en los últimos años, con el brutal crecimiento de TikTok como paradigma. En función de ello, es posible los fotógrafos más ortodoxos deban buscar nuevos refugios digitales.