La Fuerza Aérea israelí lanzó este jueves sus primeros ataques aéreos en años en el Líbano, en represalia por los cohetes disparados desde el sur de ese país vecino hacia el norte israelí el último miércoles.

“Aviones de combate del ejército tomaron como blanco a lugares de lanzamiento e infraestructuras desde donde se dispararon cohetes en Líbano con el objetivo de aterrorizar”, dijo el Ejército israelí en un breve comunicado que no menciona a la milicia chiita libanesa y antiisraelí Hezbollah, muy influyente en el sur de su vecino.

Los ataques israelíes golpearon una zona deshabitada, informó la agencia de noticias AFP, que citó medios de prensa libaneses.

La aviación israelí bombardea de manera regular presuntas posiciones del movimiento islamista palestino Hamas en la Franja de Gaza y también lleva adelante operaciones en la vecina Siria, donde ataca objetivos de milicias proiraníes.

Pero sus últimos ataques aéreos conocidos en Líbano se remontaban a 2014, informó el Ejército israelí.

El presidente libanés, Michel Aoun, dijo que “el uso de Israel de su fuerza aérea para atacar aldeas libanesas es el primero de ese tipo desde 2006, y sugiere una intención de intensificar los ataques” contra el Líbano.

Según la cadena libanesa de televisión Al-Manar, pro-Hezbollah, dos ataques aéreos israelíes tuvieron lugar alrededor de las 00:40 en el sector de Mahmudiya, a unos diez kilómetros de la frontera entre los dos países.

El diario libanés Al-Akhbar, pro-Hezbollah, acusó a Israel de haber cruzado “una línea roja” con estos ataques que constituyen un hecho “peligroso” y violarían los compromisos en vigor desde la guerra de 2006 entre el Estado israelí y el movimiento chiita libanés.

El miércoles, tres cohetes fueron lanzados desde el sur de Líbano hacia el norte de Israel: dos de ellos cayeron en territorio israelí y el tercero no atravesó la frontera.

No se reportaron heridos, pero cuatro personas en estado de shock fueron atendidas por Magen David Adom, el equivalente israelí de la Cruz Roja, dijo la organización.

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, pidió que se envíe un “fuerte mensaje” a la Finul, la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano, desplegada en el sur del país en la frontera con Israel, según su oficina.

Presente en Líbano desde 1978, la Finul vigila desde 2006 la frontera israelí en coordinación con el ejército libanés y vela por la aplicación de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada tras la guerra que enfrentó a Israel y Hezbollah.

El comandante de la misión de la ONU, el general Stefano Del Col, llamó a “las partes” a “cesar el fuego y ejercer la máxima moderación para evitar una escalada, especialmente en este solemne día de aniversario”, dijo aludiendo aniversario de la explosión en el puerto de Beirut.

El 4 de agosto de 2020, la explosión de cientos de toneladas de nitrato de amonio dejó 214 muertos, más de 6.500 heridos y devastó varios barrios de la capital de Líbano, país sumido en la peor crisis socioeconómica de su historia.