De las celebridades que engalanan la farándula local, Jimena Barón es de las que más exponen su vida privada sin ningún tipo de filtros. Con dosis de humor y de realismo, les cuenta a sus seguidores sobre sus traspiés amorosos, cómo lleva la maternidad y el lado B de ser una figura pública.

Este viernes fue entrevistada en Los Ángeles de la Mañana (El Trece) por Ángel de Brito y su panel, y en la conversación la actriz, cantante y jurado de La Academia de ShowMatch se animó a hacer una comparación entre su papá y su romance con Daniel Osvaldo. Ambos son padres de Morrison y en el comienzo de la cuarentena, en 2020, habían apostado por reconstruir su vínculo. Algo que resultó “fallido”, según la palabra de Jimena.

No era honesto de mi parte no compartir lo que me estaba pasandoQue para mí también era confuso volver ahí, pero si lo hacía oculto, era como estar careteando o querer hacer algo que no soy. Es que yo estaba en ese momento con la duda de ir o no ir. Fui y dije: ‘Lo comparto’. Si siempre comparto todo, ¿por qué no voy a compartir esto?”, dijo Barón. Y agregó: “Después, que pase lo que pase, salga bien o salga mal, me cagaré de risa, lloraré un mes… Pero yo decido mostrarme siempre como soy, con todo lo que significa”.

Jimena Barón y Daniel Osvaldo volvieron a convivir durante la cuarentena de 2020Jimena Barón y Daniel Osvaldo volvieron a convivir durante la cuarentena de 2020

En ese punto, comparó el vínculo que tuvo con su papá Jorge Guevara -fallecido a mediados de 2014- con su relación de pareja con el ex jugador de Boca y la selección italiana. “No puedo dar el ejemplo de cómo se hace, porque fuera de chiste, estoy en una terapia muy hermosa, cagando a palos patrones que tengo muy fuertes: con un papá que desapareció y muchas cosas que, obviamente, cuando la gente se caga de risa, te joden, te hatean… yo misma lo sé: yo tuve un papá que se tomó el palo, al que le tuve que rogar, prácticamente, que me vea. Y no es casualidad que yo después haga pareja y tenga un hijo con una persona como Daniel”, dijo Barón.

Como siempre, con una sonrisa cruzándole el rostro. Porque, al decir de ella, “yo me re río porque soy una mina que siento que el humor siempre salva. Y el camino paralelo a reírme es que lo tengo que trabajar. Y me cuesta un montón. Porque tengo ahí algo que no es sano”, definió.

Y ejemplificó: “No mamé algo sano de chiquita: con mi mamá con sus relaciones, con mi papá que me abandonó. Tengo 34 años y sigo haciendo terapia hace un montón. A veces me funcionó más y, a veces, menos. Me siento en un buen momento, pero entiendo que, a la hora de tener una pareja y de relacionarme, yo estoy muy rota por cosas de mi vida y elijo mal”.

Jimena Barón con Morrison, el hijo que tuvo con Daniel OsvaldoJimena Barón con Morrison, el hijo que tuvo con Daniel Osvaldo

Para cerrar el tema, Jimena admitió que se mete “en lugares en los que no me respetan o no me valoran, o me quieren modificar. O quieren tenerme pero llevarme para otro lado, que deje de hacer cosas. Eso yo ya lo sé, lo cual no significa que lo pueda aplicar. Me falta tener una pareja para sentirme orgullosa y aplicarlo y decirlo: ‘Lo entendí y lo pude aplicar’. Por ahora, solo lo entendí”.

Finalmente, y ya en un plano laboral, en la entrevista Jimena adelantó que está a punto de rodar una película. “Entre diciembre y enero vamos a empezar a grabar una película junto con Luciano Castro”, dijo. “Pasa de todo: romance, hay escenas muy hot”, adelantó.

Y mientras las “angelitas” especulaban con un posible romance entre el galán y la cantante -que compartieron elenco en la tira Los Roldán, en 2004-, ella los despejó tirándole flores a su compañero: “Luciano es lo más, es un gran actor y es un gran desafío para él también esta peli. Es un personaje re difícil el que tiene”, cerró.