El Banco Central concluyó la sesión cambiaria con una excelente cosecha de divisas: adquirió unos USD 100 millones, para ampliar el saldo neto de julio a casi USD 900 millones, una cifra apreciable dada una época del año en la que empiezan a mermar las liquidaciones del agro.

En tanto, el dólar libre terminó ofrecido con ganancia de un peso este jueves, a $178 para la venta, en zona de máximos de 2021. El billete informal, que viene de ganar un 7% en junio, anota en lo que va de julio una ganancia de 5,9% o diez pesos.

El dólar mayorista finalizó negociado a $96,18 con un incremento de precio de dos centavos, para acumular un alza de 14,3% en 2021. La brecha cambiaria con el libre se sitúa en el 85,1 por ciento.

“Fuentes privadas del mercado estimaron que las compras oficiales totalizaron hoy poco más de USD 100 millones, aproximadamente. El exceso de oferta genuina tuvo que ser absorbida por las compras oficiales ante la insuficiencia de la demanda autorizada”, comentó Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.

En el transcurso de 2021, el Banco Central acumula un importante saldo neto positivo por sus intervenciones del orden de los 7.350 millones de dólares. Si este cálculo se hace extensivo a diciembre, también con un destacado saldo a favor de USD 608 millones, el resultado asciende a unos USD 7.958 millones, en ocho meses consecutivos de saldo a favor para el BCRA.

Las paridades bursátiles operaron con mínima baja, en torno a $166,20 para el contado con liquidación, y a $165,26 para el dólar MEP, mientras que el contado con liquidación con acciones se pactó a un promedio próximo a 173,40 pesos.

Tras la aplicación de nuevas restricciones dispuestas a partir de esta semana por la Comisión Nacional de Valores (CNV), el billete de EEUU en los segmentos alternativos continuaba presionado por tomas de coberturas, aunque las intervenciones del BCRA amortiguan su evolución para mantener las brechas cambiarias.

“Cuando salen este tipo de normas, siempre hay dudas. Como toda nueva regulación, lo primero que sucede- hasta que los inversores se acomodan- es que baja el volumen de operaciones. No obstante, a medida que se acerquen las elecciones, se verá un proceso de dolarización por parte de los inversores”, explicó Matías Roig, director de Portfolio Personal Inversiones.

El BCRA acumula en julio compras netas por unos USD 900 millones en el mercado mayorista

El economista Gustavo Ber aportó que “el BCRA sigue aprovechando la etapa final de liquidaciones del campo para seguir engrosando las reservas netas antes de entrar en un período de menor estacionalidad. Las crecientes intervenciones, junto a las últimas medidas, están logrando domar por el momento a los dólares financieros, más allá de mantenerse expectantes ante el serio desafío de ‘más pesos, menos dólares’ a administrar en el segundo semestre”.

En las operaciones realizadas en el Segmento de Negociación Bilateral (SENEBI), efectuadas entre privados en la Bolsa, sin intervención oficial, el dólar al contado inmediato anotó un contado con liquidación de $170,64 a través del bono AL30, y de $171,81 con el bono GD30. En tanto, el dólar MEP resultó en $168,28 y $166,82, respectivamente.

Día negativo en la Bolsa

El índice S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cedió un 0,7%, a 63.484 puntos, alejado del nivel máximo histórico nominal de 69.688 unidades anotado el pasado 10 de junio. El panel Merval aún acumula una mejora del 25% en pesos en lo que va del año, un nivel similar a la inflación registrada en el mismo período.

Con indicadores mixtos de Wall Street (el Dow Jones ganó 0,2%, pero el tecnológico Nasdaq resignó 0,7%), las acciones y ADR argentinos negociados en las bolsas de Nueva York operaron en rojo. Entre los papeles perdedores destacan YPF (-3,6%, a USD 4,34), Edenor (-2,7%), Tenaris (-2,7%) y Banco Macro (-2,6%).

Los bonos Globales (en dólares con ley extranjera) perdieron un 0,1% en promedio, con un riesgo país de JP Morgan que subía diez enteros para Argentina, a 1.592 puntos básicos a las 17 horas.

Las lentas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional por la renegociación de una deuda de unos USD 45.000 millones, una fuerte inflación que golpea la débil economía y la pandemia de COVID-19 -que dejó más de 100.000 muertos- crean un clima difícil para el mercado financiero, según analistas.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, dijo que hubo “discusiones muy productivas en los últimos días” entre el personal del organismo multilateral y las autoridades argentinas, aunque se negó a proporcionar un cronograma para un potencial acuerdo.