El Indio Solari despidió a través de sus redes sociales a su amigo y compañero, quien fuera saxofonista de Patricio Rey y sus redonditos de ricotaWilly Crook. El músico utilizó una foto de los ‘80 y recordó aquellos años y dijo que los mejores artistas son “los que ya no están aquí”.

“Willy Cariño, ¿Los años 80′s? ¿Qué pienso en este momento? Que los mejores artistas jóvenes y subterráneos no fueron los que sobrevivieron a ésa época sino los que ya no están aquí. Los rebeldes sin freno ni límite. Los desordenados en el amor, los mas valientes y graciosos. Y ahora (¡qué cosa la memoria!) lo veo como un Héctor defendiendo su Troya, corriendo, solo, armado de un pie de bombo, solo, a siete u ocho tipitos que habían cascoteado el barco anclado donde habíamos hecho nuestra gracia. Sin fijarse si el Club de Catadores de Sustancias Poderosas iba detrás de él respaldándolo”, escribió.

Luego, cerró su posteo que tuvo más de 70 mil “Me gusta” y miles de comentarios: “Así también creo que su cuerpo bonito no quiso participar de ese futuro de apariencias injustas. Porque él tampoco servía para viejo. Repito… cariño. Indio”.

El posteo del Indio Solari para despedir a Willy CrookEl posteo del Indio Solari para despedir a Willy Crook

El saxofonista murió el domingo y estaba internado desde el 9 de junio tras sufrir un ACV. “Es de una inmensa tristeza hacerles saber que ha fallecido el día de hoy. Les haremos llegar su lugar de descanso y despedida en cuanto su señora madre supere en parte este tristísimo momento. Gracias a todos por el apoyo incondicional de tantos días. Un gran abrazo”, escribió Paula Alberti su agente de prensa en Twitter.

Nacido el 28 de agosto de 1965 en Buenos Aires se inició en 1982 como saxofonista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, dejando su huella en los primeros dos discos discos del grupo: Gulp y Oktubre. Sobre su salida del grupo, alguna vez contó: “Me fui porque me hervía la cabeza de ideas musicales y con ellos no podía llevarlas a cabo. Me consumían mucha energía. Todo era Lennon y McCartney, es decir, Beilinson y Solari. Yo había amagado irme bastante antes. Me acuerdo que me le planté a Skay (…) Presenté mi renuncia y nadie me dio bola. Agarré mi saxo, bajé las escaleras de la casa de Soler para irme y cuando estaba en la calle me arrepentí. Me dije: ‘No me voy un carajo’. Subí, y otra vez: nadie me dio pelota. No me tomaban en serio. Tenía veintipocos años: era un pequeño imbécil. Ahora soy un gran imbécil. Después sí me fui: me bajé de la banda cuando se empezó a ganar guita en serio. Tuve ese extraño gesto artístico, que me enseñaron ellos. Igual, los quiero a los tres”.

Willy colaboró con artistas argentinos como Charly García, Los Abuelos de la Nada, Los Fabulosos Cadillacs, Sumo, Los Gardelitos, Virus, Riff, Memphis la Blusera, Illya Kuryaki & The Valderramas, Los Encargados, Andrés Calamaro, La Mona Jiménez, Viejas Locas Gillespi y en 1997 formó su propia banda Los Funky Torinos, con quienes editó veinte discos. Su último álbum, Reworked está nominado a los Premios Gardel como Mejor Álbum Música Electrónica para los próximos Premios Gardel.

Hace un tiempo, en diálogo con Teleshow, describió la situación de los músicos: “La autenticidad ha sido desplazada por la cantidad. Ahora es mucho más fácil acceder a instrumentos y a estudios caseros con suculentos bancos de sonido. Así mucha gente se vuelca a la música, cosa que es de festejar. Ahora bien, considerando el panorama de posibilidades de una, dos y tres generaciones previas, que protagonizaron la precaria o nula calidad adquisitiva, la marginalidad y la libertad del rock -desaprobada y reprimida por el sistema generando imaginarios muy poderosos- no resiste el menor análisis que la mayoría actual de los ‘compositores’, con un único objetivo de éxito ‘$ocial’, se limita a seguir un ‘estilo’ clonando con mayor o menor felicidad a deidades de masivos, fáciles y discutibles géneros”.