HomeInfoMOTORLa joya de Harrison Ford: lo descubrieron paseando en un lujoso Jaguar...

La joya de Harrison Ford: lo descubrieron paseando en un lujoso Jaguar descapotabe de 1955

A tan solo cuatro meses del accidente aéreo en el que se rompió la pelvis, Harrison Ford fue fotografiado a bordo de un auto que todo amante de los clásicos anhela: un exquisito Jaguar XK 140 fabricado en 1955.

Al actor de setenta y tres años lo descubrieron cerca de su casa en Brentwood, California, dando un paseo en su antiguo convertible de color verde. La leyenda de Star Wars vestía un jean, una remera y una gorra, en un look muy informal.

El valor de mercado de este auto es muy relativo, ya que habría que conocer el detalle del estado del vehículo y su mantenimiento, pero se calcula que puede rondar los 120 mil dólares. En los Estados Unidos, el más caro se pagó 425 mil dólares.

Harrison Ford, al volante de su Jaguar XK 140. Crédito: Backgrid/The Grosby Group
Harrison Ford, al volante de su Jaguar XK 140. Crédito: Backgrid/The Grosby Group

La historia del Jaguar XK 140

El XK 140 es un auto de carácter deportivo que Jaguar fabricó entre 1954 y 1957 para suceder al XK 120. Las mejoras frente a éste incluían más espacio interior, frenos reforzados, dirección de piñón y cremallera, mayor recorrido de la suspensión y amortiguadores telescópicos.

Visualmente se distingue por los paragolpes delantero y trasero más prominentes y con luz de giro intermitentes (se operan a través de un interruptor en el tablero).

La insignia de Jaguar se incorporó al marco de la parrilla. Una tira cromada de la moldura corre a lo largo del capot y la tapa del baúl. El detalle: allí lleva un emblema que dice “Winner Le Mans 1951–3″.

El XK140 está propulsado por el motor de 6 cilindros en línea con doble árbol de levas a la cabeza Jaguar XK de 3.4 litros diseñado por William Heynes. Con las modificaciones sobre el del XK120, se aumento la potencia especificada en 10 caballos a 190 burros (142 kW) brutos a 5500 revoluciones por minuto, como estándar para la gama. En aquel entonces, algunas versiones alcanzaban 210 caballos.

La joya de Harrison Ford: lo descubrieron paseando en un lujoso Jaguar descapotabe de 1955

En 1956, el XK140 se convirtió en el primer auto deportivo fabricado por Jaguar que se ofreció con transmisión automática. Al igual que con el XK120, las ruedas con radios y los escapes dobles eran opcionales, y la mayoría de los XK140 importados a los Estados Unidos tenían ruedas opcionales. Los neumáticos venían de serie con 16 pulgadas de tamaño.

La carrocería Roadster (como la de Harrison Ford) tiene una capota de lona liviana que se oculta detrás de los asientos. El interior está tapizado en cuero y cuero sintético, incluido el tablero. Al igual que el XK120 Roadster, tiene cortinas laterales de lona y plástico extraíbles en las puertas tipo barchetta de aleación ligera y una cubierta de lona.

La parte superior de las puertas y el panel del portón trasero se redujeron dos pulgadas (50 mm) en comparación con el XK120, para permitir una posición más moderna del volante. Se cambió el ángulo de la cara frontal de las puertas (A-Post) de 45 grados a 90 grados, con el objetivo de facilitar el acceso. Y el parabrisas siguió siendo extraíble.

Así es el interior del Jaguar XK 140.
Así es el interior del Jaguar XK 140.

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MIRA LO QUE PERDISTE