La semana pasada LPO dio a conocer el alto grado de preocupación que existe en el campo en torno a una serie de proyectos elaborados por legisladores del Frente de Todos tendientes a expropiar terrenos que le pertenecen al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

La preocupación es tan importante que Federación Agraria (FAA) salió a denunciar el hecho que tiene como objetivo final urbanizar tierras que actualmente se utilizan para proyectos de investigación tecnológica en el agro en las provincias de Salta y Catamarca.

Este martes los directivos de la Mesa de Enlace decidieron unirse para intentar frenar el avance del oficialismo a través de los proyectos del senador Dalmacio Mera y el diputado Carlos Selva sobre un histórico organismo estatal que cuenta con representantes de las cuatro entidades rurales.

“El INTA funciona a lo largo y ancho del país para fortalecer el rol de los productores agropecuarios y además es una importante fuente de trabajo para profesionales”, señalaron en un comunicado de prensa la Sociedad Rural (SRA), FAA, Coninagro y Confederaciones Rurales (CRA).

Federación Agraria denunció que el Gobierno intenta vaciar el patrimonio del INTA

La Mesa de Enlace indicó que “el INTA no puede sufrir atropellos de este tipo y el Estado no puede seguir sin dar una respuesta plena y eficaz a proyectos tan absurdos”. “Estamos preocupados por la posibilidad de que se cedan tierras al arbitrio o al capricho de un legislador”, advirtieron.

La iniciativa presentada por Dalmacio Mera ya obtuvo media sanción en el Senado la semana pasada, tal como adelantó este medio. El proyecto dispone la expropiación de un lote ubicado sobre la ruta 33 en la localidad catamarqueña de Sumalao, a pocos kilómetros de la capital provincial.

A esto se suma la toma violenta de un campo de investigación forestal en El Bolsón que también le pertenece al INTA, al tiempo que en la provincia de Salta existe un intento del Frente de Todos para quitarle alrededor de 500 hectáreas a la estación experimental de Cerrillos.

“No es destruyendo estaciones experimentales como vamos a solucionar los gravísimos problemas que tiene Argentina, así como tampoco lo será avasallando el derecho de propiedad, ni destruyendo fuentes de trabajo, ni rifando nuestra soberanía tecnológica”, apuntó la Mesa de Enlace.

El INTA se organiza en una estructura que comprende una sede central en Capital Federal (en el barrio de San Telmo), 15 centros regionales, 6 centros de investigación, 52 estaciones experimentales, 22 institutos y más de 400 unidades de extensión repartidas en todo el país.

Actualmente el INTA tiene alrededor de 6800 empleados. La mayor parte del presupuesto se destina al rubro “remuneraciones” que fue determinado en 8814 millones de pesos este año. El resto de los fondos están asignados a la “investigación aplicada” y a la “innovación tecnológica”.

Cabe mencionar que el sector privado también tiene representación en el INTA. Por AACREA está Alejandro Conci; por Coninagro, Nicolás Carlino; por Confederaciones Rurales, Sergio Melgarejo; por Federación Agraria, Pablo Paillole; y por la Sociedad Rural, Santos Zuberbhuler.