Por un conflicto gremial, una fábrica de calzado cerró apenas 44 días después de su apertura en La Rioja, dejando a 27 empleados sin trabajo. Se trata de Teknor, que producía zapatos de seguridad para las marcas Pampero, Gauchos y Firestone en la localidad de Sanagasta.

Según medios locales, el conflicto se desató luego del despido de un operario, lo que generó un paro general del resto de los trabajadores. Lo curioso es que la puesta en marcha de la compañía había sido el 16 de junio pasado. Fue el propio gobernador riojano -Ricardo Quintela- quien en ese momento anunció la apertura de la firma.

Ahora buscan un nuevo inversor. (Foto: Twitter Julio Laboranti @juclala)

“Apostamos al crecimiento productivo a través de empresas que generen puestos de trabajo para las y los riojanos”, señaló durante la reinauguración del predio, que había pertenecido a Puma y continuaba operando a través de la cooperativa “Unidos por la Lucha”, formada por los trabajadores en 2017.

La instalación de Teknor había sido impulsada a través de un convenio entre el Gobierno provincial y el municipio, que había le había cedido a la empresa las instalaciones en comodato por 40 años. La firma contrató entonces en relación de dependencia a los 27 trabajadores de la cooperativa.

De acuerdo al diario Nueva Riojael argumento de la empresa para el cierre fue que “los trabajadores hicieron paro”, mientras que los exoperarios manifestaron haber sufrido “maltrato laboral”. Ante esta situación, el intendente de Sanagasta, Federico Sbíroli, se comprometió a buscar un nuevo inversor para poner nuevamente en funcionamiento a la fábrica.

“Los empleados hablaron de maltrato laboral. Hubo una persona que despidieron y los trabajadores hicieron un paro. Hubo reclamos por el tema del sueldos, las quincenas y que habían prometido un porcentaje y no se cumplió”, explicó a medios locales Luis Flores, secretario de Gobierno de Sanagasta.

La marca Pampero se dedica desde hace años a la indumentaria laboral, guantes, ropa de abrigo, prendas impermeables y calzado de seguridad, entre otros productos. Era parte del grupo de empresas Alpargatas, que fue adquirida en 2008 por la brasileña Camargo Correa, que tuvo que desprenderse de Pampero por un tema de competencia. A mediados de 2010, pasó a manos del Grupo Cardón.