La Unión Europea (UE) instó este lunes al dictadura cubana a “permitir” las manifestaciones pacíficas de protesta y a “escuchar” a sus participantes, tras una histórica jornada en la que miles de cubanos se movilizaron en diferentes ciudades del país para exigir libertad en la isla.

“Quiero pedir al Gobierno que permita estas manifestaciones pacíficas y escuche las manifestaciones de descontento de los manifestantes”, señaló Josep Borrell, alto representante de la UE para la Política Exterior, en una rueda de prensa tras un Consejo de ministros de Exteriores de la UE.

El político español explicó que la situación en Cuba no estaba en el orden del día del Consejo ya que los acontecimientos en la isla se venían desarrollando en las últimas horas.

“He comentado con los colegas las noticias que estaban llegando de Cuba. Por lo que sabemos, han habido importantes manifestaciones en un importante número de ciudades por la falta de medicinas, por la extensión de los afectados por la COVID y también protestas en contra del régimen”, señaló.

Borrell apuntó a que ha sido una “manifestación de descontento que, por lo que sabemos, ha alcanzado una dimensión que no se conocía desde 1994”.

Cientos de personas se manifestaron el domingo frente al capitolio cubano, en La Habana (Foto: EFE/Ernesto Mastrascusa)
Cientos de personas se manifestaron el domingo frente al capitolio cubano, en La Habana (Foto: EFE/Ernesto Mastrascusa)

Apuntó, además, que ha habido un “número importante de manifestaciones ha habido también una respuesta por parte de las fuerzas del orden que, por el momento, se ha producido de forma que no ha significado encontronazos especialmente violentos, por las noticias de las que dispongo”.

En todo caso, aseveró que “hay que decirlo todo con mucho cuidado y mucha atención porque los acontecimientos pueden cambiar en las próximas horas”.

“El tema no ha sido objeto de discusión pero, ciertamente, quiero expresar el derecho del pueblo de Cuba a expresar sus opiniones de una forma pacífica”, subrayó.

Según fuentes europeas, Borrell mencionó en el Consejo de Exteriores la situación en Cuba “sin explayarse”, “sin pronunciarse” y sin valorar “de manera muy adjetiva” ni “en profundidad”.

Miles de cubanos tomaron las calles el domingo para protestar contra la dictadura al grito de “¡libertad!” en una jornada inédita que se saldó con decenas de detenidos y enfrentamientos después de que el dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, conminara por televisión a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes y defender la revolución.

Sorprendido por las manifestaciones espontáneas que estallaron en varias ciudades del país -incluida La Habana- dio a los revolucionarios “la orden de combate”, llamando a que “salgan a las calles donde quiera que se vayan a producir estas provocaciones, desde ahora y en todos estos días”.

Díaz-Canel consideró este lunes que la jornada de la víspera, en la que miles de cubanos protestaron contra el régimen, fue histórica, pero no por los opositores sino por la “defensa de la revolución” que realizaron los adeptos al régimen.

“Un abrazo a nuestro heroico y querido pueblo cubano, que ayer una parte importante de sus hijos protagonizaron una de las jornadas más históricas en defensa de la Revolución”, indicó desde el Palacio de la Revolución, rodeado por el buró político castrista, en una conferencia de prensa que aseguró que estaba planeada desde hace días. También, afirmó que las protestas masivas del domingo en toda Cuba buscaban “fracturar la unidad de nuestro pueblo”.

El dictador Miguel Díaz-Canel dio una “orden de combate” a los civiles que lo apoyan (Foto: EFE/Ariel Ley)
El dictador Miguel Díaz-Canel dio una “orden de combate” a los civiles que lo apoyan (Foto: EFE/Ariel Ley)

Durante horas de la madrugada, el régimen desplegó al grupo élite de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR), conocidas como “los boinas negras”, un escuadrón de choque con el que la dictadura suele reprimir por la fuerza a la población desarmada de la isla y que siempre que salen a las calles, su accionar termina en hechos violentos en contra de los ciudadanos indefensos.

La organización Amnistía Internacional reportó este domingo que las protestas que surgieron durante el día en Cuba y que han continuado durante la noche han sido reprimidas por la policía, con reportes de personas heridas, amenazas y detenciones arbitrarias.

Además, señaló que se mantiene una fuerte presencia militar en las calles. “Se reportan personas heridas por disparos de la policía, detenciones arbitrarias, amenazas y ataques a periodistas, incluido fotógrafo de la agencia AP, fuerte presencia militar en las calles y un gobierno intolerante”, escribió Erika Guevara Rosas, directora de AI para las Américas, con sede en México.

Las protestas, las más fuertes que han ocurrido en Cuba desde el llamado “maleconazo” de agosto de 1994, se producen con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad rutinarios.