Tres meses después de haberse anunciado que un laboratorio privado comenzaría a producir en Argentina la vacuna Sputnik V, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF por sus siglas en inglés) reveló hoy que alcanzó un acuerdo similar con el Serum Institute de India (SII), el mayor fabricante de vacunas del mundo en cuanto a volumen de dosis.

Argentina, a través del Laboratorio Richmond se convirtió en junio último en el primer país latinoamericano en comenzar con la producción del inoculante de origen ruso, luego del anuncio realizado en abril. La empresa farmacéutica pondrá “a disposición de los argentinos un número importante de vacunas” Sputnik V contra el nuevo coronavirus, había anunciado entonces esa empresa.

Richmond manifestó entonces que el Instituto Gamaleya, investigador y desarrollador de la vacuna, dio la aprobación, bajo sus estrictos controles de calidad, de los lotes fabricados en Argentina.

Según la última información que difundió el laboratorio argentino, ya fueron fabricadas 448.625 dosis anunciadas el 18 de junio y 550.000 el pasado 2 de julio, del primer componente. En los últimos días finalizó el primer lote del componente dos del inoculante compuesto por 153.441 dosis.

Un proceso similar se inició ahora con India, según informó en un comunicado el RDIF, un organismo del gobierno ruso encargado de invertir en proyectos de rápido crecimiento.

Se espera producir en India “más de 300 millones de dosis de la vacuna"
(REUTERS/Dado Ruvic)Se espera producir en India “más de 300 millones de dosis de la vacuna” (REUTERS/Dado Ruvic)

“RDIF y Serum Institute de India (SII), el mayor fabricante de vacunas del mundo por volumen, comenzarán la producción de la vacuna Sputnik en las instalaciones de la compañía en septiembre”, reveló, a la vez que precisó que “el proceso de transferencia de tecnología ya ha comenzado”, luego de que lo aprobara el Contralor General de Drogas de la India (DCGI).

El objetivo es producir “más de 300 millones de dosis de la vacuna en la India por año y el primer lote se espera para septiembre de 2021”, agregó.

La Sputnik V se basa en una plataforma de vectores adenovirales humanos, virus inactivados que se utilizan para transportar material genético del virus que se quiere inocular, en este caso, del coronavirus. Utiliza dos vectores diferentes -uno para cada dosis-, con la intención de proporcionar una inmunidad más duradera, según sus fabricantes.

Tal como ocurre con vacunas de otros laboratorios, aún los especialistas no tienen claro cuánto tiempo de transcurrir entre la aplicación de las dos dosis. El pasado viernes un nuevo comunicado del RDIF, que es el encargado de producir la vacuna, aseguró que la brecha entre las dos inyecciones de Sputnik V se puede extender hasta 180 días y seguirá siendo efectiva.

El SII, dijo el RDIF, “es la empresa más grande del mundo en términos de producción de vacunas COVID-19 con más de 500 millones de dosis fabricadas”. Entre ellas, elabora, además de su propia vacuna, la de Covishield (desarrollada por AstraZeneca-Oxford), Covovax (por Novavax) y está realizando ensayos de Codagenix en Reino Unido.

“Como parte del proceso de transferencia técnica, el SII ya recibió células y vectores muestra del Centro Gamaleya. Con su importación aprobada por Drogas Contralor General de la India (DCGI), ha comenzado el proceso de cultivo”, agregó el RDIF.

Pero por otra parte, “RDIF ya había llegado a acuerdos con varias empresas farmacéuticas de la India”, como Gland Pharma, Hetero Biopharma, Panacea Biotec, Stelis Biopharma, Virchow Biotech y Morepen, para la producción de la vacuna rusa, agregó.

Hasta la actualidad, la vacuna rusa Sputnik V se ha registrado en 67 países a nivel mundial, entre ellos Argentina, que abarca una población total de más de 3.500 millones de personas.

“Es fundamental que la vacuna Sputnik sea accesible en su totalidad para las personas en toda la India y el mundo", dijo el titular de SII (REUTERS)“Es fundamental que la vacuna Sputnik sea accesible en su totalidad para las personas en toda la India y el mundo”, dijo el titular de SII (REUTERS)

Según los datos recabados en esos países, dijo RDIF, “durante la vacunación de la población, incluidos Argentina, Serbia, Bahrein, Hungría, México, San Marino, Emiratos Árabes Unidos y otros, demuestran que Sputnik V es una de las vacunas más seguras y eficaces contra coronavirus”.

El director ejecutivo del RDIF, Kirill Dmitriev, dijo mediante un comunicado que estableció con SII “una asociación estratégica”, lo que calificó como “un paso importante para aumentar sustancialmente nuestras capacidades de producción, lo que demuestra un ejemplo perfecto de unión de fuerzas y experiencia para salvar vidas tanto en la India como en todo el mundo”.

El director ejecutivo del SII, Adar Poonawalla, dijo que esperan “producir millones de dosis en los próximos meses con lotes de prueba a partir del mes de septiembre. Con una alta eficacia y un buen perfil de seguridad”.

“Es fundamental que la vacuna Sputnik sea accesible en su totalidad para las personas en toda la India y el mundo. Dada la incertidumbre del virus, es importante que los institutos internacionales y los gobiernos colaboren y refuercen aún más nuestra lucha contra la pandemia “.

Según estudios científicos publicados en Lancet, Sputnik tiene una eficacia del 91,6% para evitar casos graves de COVID-19.

El RDIF dijo que la tecnología rusa aplicada a la vacuna contra el SARS-CoV-2 ha sido pionera “en el uso de refuerzo heterogéneo”, ya que usa dos diferentes vectores para sendas inyecciones en un curso de la vacunación.

Según el fondo ruso es segura y eficaz, “no hay alergias fuertes causadas por Sputnik V” y “la temperatura de almacenamiento es de + 2 + 8 C significa que se puede almacenar en un refrigerador convencional sin necesidad de invertir en adicional de cadena de frío infraestructura”.