La toxicidad no es cosa del siglo XXI y ha estado, lamentablemente, siempre presente en las relaciones de pareja. Lo que sí es cierto, es que con el advenimiento de las redes sociales, las nuevas tecnologías y otras plataformas, a muchas personas tóxicas se les hizo más fácil el trabajo de andar persiguiendo o controlando a su pareja.

Lo que antes se reflejaba en el seguir a escondidas lo que hacía un novio o una novia, hoy se trasladó a revisarle el celular a la pareja, buscando chats comprometedores. Pero las herramientas que hay hoy en día para complicarle la vida a alguien son muchas y esta mujer nacida en Gran Bretaña las utilizó completamente a su favor.

Resulta que Phillipa Copleston-Warren tenía acceso a las contraseñas de todas las redes sociales de quien, en su momento, era su novio. Pero parece que a la británica no le cayó nada bien la ruptura y empezó con los ataques de celos que derivaron en una constante invasión de la privacidad.

Primero accedió a su cuenta personal de Facebook y publicó una foto de su exnovio completamente desnudo, acompañada del texto: “Mi pregunta de todos los días: ¿salgo gordo?”. Lógicamente el hombre no se enteró al instante, pero la propia Phillipa se encargó de avisarle con un mensaje: “Tal vez quieras borrar tu foto desnudo de Facebook”.

Para dificultar la eliminación de la foto, la mujer aprovechó para cambiar la contraseña de Facebook de la víctima. Pero la joven británica no se detuvo y fue por más: a más de 160 kilómetros de distancia de la casa del joven, decidió invadirla a través de la tecnología.

Alexa, el asistente virtual de Amazon, puede ser de mucha utilidad pero también puede generar problemas. Foto: ShutterStock.

Utilizó a Amazon Alexa para ahuyentar a la actual

Así como la tecnología nos puede solucionar muchas cosas, también nos puede complicar. Y así le sucedió al exnovio de Phillipa, que tiene domotizada una parte de su casa. ¿Qué significa? Que las cámaras de seguridad, los altavoces y las luces inteligentes están conectadas al sistema de Amazon Alexa.

Su exnovia no desaprovechó la oportunidad, y decidió interrumpir una de las visitas de la nueva conquista de él. Lo primero que hizo fue decirle a través de un altavoz inteligente que se marchara de la casa, en medio de una ola de insultos.

Pero Copleston-Warren estaba fuera de sus cabales y decidió que iba a arruinar el momento completamente, por lo tanto, se dedicó a prender y apagar las luces de los distintos ambientes de la casa para molestar a la nueva pareja. Todo esto desde Londres, a más de 100 kilómetros del lugar.

Los ataques no han terminado ahí, porque entre tantas contraseñas que tenía Philippa, también contaba con la de la red social Match, en la que se presume que su exnovio habría conocido a su nueva amante. Allí aprovechó para insultarla públicamente dentro de la propia red social.

El caso está judicializado

Philipa ha admitido los hechos en un tribunal y se ha declarado culpable de publicar imágenes íntimas de su exnovio con el objetivo de provocarle malestar. Según el Servicio de la Fiscalía de la Corona (CPS, por sus siglas en inglés), su caso está visto para sentencia el próximo 9 de octubre.

Christian Meikle, integrante del CPS, dijo: “Phillipa Copleston-Warren llevó a cabo una grave invasión a la privacidad. Dejó a su víctima sintiéndose completamente violada en su propia casa y en línea. Además, no quitó la imagen cuando se le pidió que lo hiciera y cambió la contraseña de la cuenta para retrasar el acceso de la víctima”.

Según muestran los informes, Copleston-Warren amenazó a su exnovio con enviar la imagen desnuda a los amigos y socios comerciales de la víctima. Por su parte, Facebook finalmente eliminó la imagen después de que se informó que era inapropiada.

Meikle agregó que publicar imágenes de desnudos en línea como venganza era ilegal y esperaba que la fiscalía alentaría a otros afectados a presentarse.