Lamborghini tomó la decisión de discontinuar la producción del Aventador, el deportivo que hizo su debut en 2012, y despedirlo a lo grande con una edición especial de seiscientas unidades con carrocería coupé (hay 350 ejemplares) y roadster (250). Se está presentando en el Festival de Goodwood, que se celebra desde hoy hasta el 11 de julio.

El Lamborghini Aventador LP 780-4 Ultimae (así se llama esta serie limitada de despedida) exhibe un look algo más discreto del que nos hubiésemos imaginado en la previa para una serie final. No hay aletas o tomas de aire fuera de lo común, aunque sigue siendo un Aventador y su silueta nunca pasará desapercibida en las calles. Ofrece 18 tonalidades, pero opcionalmente hay más de 300 personalizaciones posibles.

Se distingue por el nuevo paragolpes delantero que parece inspirado en el Aventador S, excepto porque en este caso viene con un difusor de aire activo y unas nuevas tomas de aire que, según la marca italiana, le permite al vehículo ganar eficiencia aerodinámica y mejorar la refrigeración del motor. Atrás se observa un alerón activo de tres posiciones que se regulan según las intenciones del conductor. Básicamente su trabajo es optimizar el flujo del aire y colaborar con el enfriamiento del conjunto de frenos.

Cada una de las modificaciones se realizó pensando en conservar el bajo peso del vehículo a fin de mantener las buenas prestaciones. La versión coupé acusa 1550 kilos en la báscula y la roadster, 1600. La diferencia se debe al peso del sistema que abre y cierra el techo. Son 25 kilos más livianos que el Aventador S.

Lo cierto es que el último Aventador de serie de la historia acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 355 km/h en la variante coupé. La roadster llega a la misma velocidad de punta, pero sube a 3,8 segundos la aceleración de 0 a 100 km/h.

Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.

El motor es un V12 de 6.5 litros de cilindrada que rinde 770 caballos de potencia a 8.700 rpm, con un par máximo de 720 Nm. Así las cosas, tiene 39 caballos de potencia más que el Aventador S y 10 más que el Aventador SVJ. La caja automática de siete velocidades envía la fuerza hacia los dos ejes (tracción 4×4) con cambios realizados en apenas 50 milisegundos.

El chasis incluye un sistema de suspensiones de varilla con empuje magnético, ruedas traseras direccionables y un conjunto de frenos carbonocerámicos con pinzas de seis pistones en el tren delantero y de cuatro pistones en el trasero.

Adentro viene con tapizados con bordados Ultimae, el número de la edición en particular, un instrumental totalmente digital y configurable, un sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y opcionalmente un sistema de telemetría para obtener información en las pistas.

Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.
Aventador LP 780-4 Ultimae. Foto: Lamborghini.