El nombre de Royole consiguió visibilidad cuando en noviembre de 2018 presentó en sociedad al primer celular plegable, adelantándose a otros fabricantes que luego lanzaron sus propios modelos, incluyendo a Samsung y su fallido debut en la categoría con el Galaxy Fold, un equipo que presentó fallas en su primer despliegue.

Royole vuelve a sorprender al negocio móvil con una singularísima propuesta: un kit para armar nuestro propio smartphone plegable. Tal como podés ver en las imágenes que divulga el fabricante, se trata de una valijita que incluye las piezas necesarias, desde el panel flexible hasta los componentes internos.

El RoKit (así se llama el pack) llega en un maletín de aluminio que garantiza la buena salud de los componentes. Naturalmente, se trata de una oferta destinada más a los amantes de la electrónica y los entusiastas de la movida DIY (siglas en inglés de “hágalo usted mismo”), más que para el consumidor regular.

El kit incluye la pantalla flexible y los componentes internos.Por: (Foto: Royole)

Por 959 dólares incluye el módulo de la pantalla flexible, el módulo para la tecnología táctil, una placa base con Android 10, una placa adaptadora HDMI, y más componentes para armar el dispositivo en solamente cinco pasos, según la promesa de Royole. El comprador deberá agregar una fuente de alimentación y, lo más difícil, crear una carcasa para que las entrañas del equipo no queden al descubierto.

De acuerdo a la empresa, el ánimo de este lanzamiento es alentar a entusiastas a “diseñar y construir nuevos escenarios de uso y aplicaciones para el hardware flexible”.

El derrotero de Royole

Tal como señalamos al comienzo de este repaso, Royole se adelantó a los gigantes de la industria a fines de 2018, cuando presentó el FlexPai. Tal como contamos en la ocasión, el dispositivo tiene una pantalla que, desplegada, se estira en 7.8 pulgadas. Plegado se parece a una billetera y, según notamos, resulta demasiado grueso para el bolsillo del pantalón.

Si bien fue pionero, el Royole FlexPai no tuvo buena recepción. En Gizmodo lo describieron como un “pedazo de basura”, una apreciación que con más o menos diplomacia fue coincidente entre la mayoría de los que probaron aquel celular. Pero lo cierto es que el mal paso del fabricante quedó eclipsado por las fallas y quejas que recibieron otros flexibles del mercado, entre ellos el de Samsung y el de Huawei.

El Royole FlexPai es el primer plegable que apareció en el mercado, adelantándose a los gigantes del sector. (Foto: EFE/Larry W. Smith)

Es posible que Royole haya apresurado la presentación del FlexPai para llegar en primera instancia y que esa prisa le haya jugado en contra. El teléfono presentó fallas notables, como arrugas en la pantalla y protuberancias, además de problemas de software. Para colmo había que pagar más de 1.300 dólares para conseguir una unidad.

En marzo de 2020 Royole presentó el FlexPai 2 y aseguró que corrigió los errores de la primera edición de la serie. El equipo mantuvo las 7.8 pulgadas del primer FlexPai cuando está desplegado, y el fabricante dijo que diseñaron una nueva generación de pantalla “totalmente flexible” y que además han renovado el sistema de la bisagra, que ahora es más robusta. Prometieron que soporta más de 200.000 pliegues, con una experiencia más suave. Además, dicen que la pantalla es 50% más brillante en relación a la del primer FlexPai. Otro dato interesante es que el radio de curvatura se ha reducido, lo que permite que al estar plegado adquiera una fisonomía más compacta.