Sin esperar al encuentro de mañana de la mesa nacional de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta ya comenzó a dar a conocer alguno de sus posicionamientos respecto de lo que será la competencia electoral en la coalición.

En un encuentro que se realizó esta tarde en la sede de gobierno porteño en el que participaron la fuerzas políticas que acompañana la gestión -Pro, UCR, Coalición Cívica y Roy Cortina- el jefe de Ciudad anunció que apoyará la puesta en marcha de unas internas entre el candidato del Pro y el de la Unión Cívica Radical para que encabece la lista para la elección a diputados en el distrito.

Más precisamente, Larreta anunció que apoyará la realización de unas PASO entre su candidato, Diego Santilli, y el candidato que propone el radicalismo pero que aún no aceptó públicamente, Facundo Manes.

La medida es audaz por dos razones. La primera es que con eso el “larretismo” busca obturar cualquier tipo de intenciones de otros sectores dentro del Pro como los del denominado Grupo Dorrego que comanda el intendente de Vicente López, Jorge Macri. Pero, por el otro, salir a competir con el candidato del radicalismo el cual se cree que es muy competitivo.

“Las encuentas que tenemos nos muestran que el colorado -por Santilli- mide mucho más que Manes, que su nivel de reconocimiento es mayor” explica una fuente del Pro porteño que se muestra entusiasmado con la idea.

En el radicalismo observan la jugada del larretismo. Entienden que su candidato es muy competitito pero que del otro lado está el “aparato de la Ciudad” y un candidato “con mucha experiencia en campaña”. Pero apuestan al perfil mediático de Manes, a su posicionamiento como “hombre de las ciencas, con recorrido internacional. Esta va a ser una campaña diferente, en medio de la pandemia, hay que organizarla de manera diferente”.

Larreta mientras tanto suma poder en el conurbano. El lunes a la noche Rodríguez Larreta, junto a su vicejefe, Diego Santilli, se reunió noche con intendentes bonaerenses y la exgobernadora María Eugenia Vidal (de manera virtual).

El anfitrión fue el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y participaron otros intendentes de Cambiemos en la provincia como Diego Valenzuela de Tres de Febrero), Julio Garro de la Plata y Guillermo Montenegro de General Pueyrredón. La intención del larretismo es la de vaciar de contenido a la oposición interna en la provincia de Buenos Aires, además de sumar territorialidad algo necesario para poder pelearle la provincia al Frente de Todos y, en especial a La Cámpora.

Mesa nacional de Juntos por el CambioMesa nacional de Juntos por el Cambio

Pero en medio de esta discusión hay otros jugadores que, seguramente, mañana harán oir sus voces. Jorge Macri es la cabeza visible de los intendentes de Juntos por el Cambio que no quieren que alguien de la Ciudad vaya a competir en sus distritos. Pero también están José Luis Espert, del sector de los libertarios que quiere una gran PASO, Lilita Carrio que dijo que podría ser candidata pero que avala el movimiento del jefe porteño y Emilio Monzó que ya se lanzó y pide que los porcentajes sean más bajos.

En la provincia de Buenos Aires, el distrito con más habitantes del país y de mayor representación parlamentaria, finalizan su mandato 35 diputados nacionales, de los cuales 16 corresponden al Frente de Todos (se suman el FPV y el Frente Renovador) y 14 pertenecen a Juntos por el Cambio (8 del PRO, 3 de la UCR y 3 de la Coalición Cívica).

En el distrito porteño se renovarán 13 escaños, de los cuales Juntos por el Cambio arriesga 10 (se suman Cambiemos y Evolución Radical) de los que 5 corresponden al PRO, 3 a las UCR y 2 a la Coalición Cívica.