Conforme las criptomonedas consiguen aliados, el rechazo a las divisas virtuales se radicaliza. A poco de que El Salvador instaure el bitcoin como moneda de curso legal, las declaraciones de un funcionario de los Países Bajos revelan que esa movida no se concretará en el corto plazo en aquel país europeo. En rigor, pidió la prohibición absoluta de esas herramientas virtuales.

“Los Países Bajos deben prohibir el bitcoin”, dijo Pieter Hasekamp, director de la Oficina Holandesa de Análisis Económico. Señaló que esa y otras criptodivisas “no cumplen ninguna de las tres funciones del dinero”, en referencia a la unidad de cuenta, medio de pago y depósito de valor. Además advirtió que “son prácticas para los delincuentes”, citando los riesgos de fraudes y estafas.

Hasekamp argumentó que el bitcoin “no tiene valor intrínseco y sólo es valioso porque otros pueden aceptarlo”. En este punto, el funcionario comentó que los Países Bajos no establecieron medidas eficientes para frenar el avance de las criptomonedas.

“Los reguladores holandeses intentaron endurecer la supervisión de las plataformas de trading, pero sin mucho éxito (…) Las criptomonedas presentan todas las características del dinero malo: origen poco claro, valoración incierta y prácticas de trading turbias”, cerró.

Guiños y obstáculos para las monedas digitales

En línea con las consideraciones de Hasekamp, a comienzos de año Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, pidió una regulación mundial para las criptomonedas. La expresidenta del Fondo Monetario Internacional dijo que las divisas digitales favorecen el lavado de dinero.

Dijo Lagarde:

El bitcoin es un activo altamente especulativo, que ha realizado algunos negocios divertidos y una actividad de lavado de dinero interesante y totalmente reprobable.

“Para aquellos que habían asumido que podría convertirse en una moneda, lo siento de verdad. El bitcoin es un activo altamente especulativo, que ha realizado algunos negocios divertidos y una actividad de lavado de dinero interesante y totalmente reprobable”, señaló en la ocasión Lagarde.

En contra de aquellas posturas, hace algunas jornadas El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en catalogar al bitcoin como moneda de curso legal. Tal como contamos acá, la ley que confirma esa movida entrará en vigencia 90 días después de que se publique en el Boletín Oficial. “Todo agente económico deberá aceptar bitcoin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio”, dice el artículo 7. Este proyecto va más allá de buscar legitimar un medio de pago: para evitar que haya organismos o empresas que no confíen en la moneda no les da siquiera la opción de elegirlo. Cabe señalar que la economía de aquel país está dolarizada.

El Salvador, de economía dolarizada, es el primer país del mundo que instauró por ley el uso del bitcoin como moneda de curso legal. (Foto: AP)

En una posición que podríamos definir como intermedia (aunque a su vez podría obstaculizar el crecimiento de las criptomonedas tal como las conocemos) las grandes potencias mundiales tienen planes alternativos: se acercarán a las monedas virtuales aunque por un camino diferente. La Reserva Federal de Estados Unidos evalúa la creación de un dólar digital, un iniciativa similar tiene lugar en el Reino Unido con lo que llaman “britcon”, replicando un proyecto de la Unión Europea; mientras que China también elabora su yuan virtual y Japón hace lo propio con el yen.