La multitudinaria marcha de San Nicolás comenzó a gestarse el 22 de junio. Ese día el Gobierno de Alberto Fernández anunciaba el nuevo esquema de exportación de carne vacuna, por el el cual, tras el cierre de exportaciones por 30 días, se rehabilitaba la exportación pero limitada al 50% de lo exportado en el segundo semestre de 2020. Y no podrán exportarse hasta el 31 de diciembre: media res, cuartos con huesos y 7 cortes (asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío).

“Los anuncios no nos dejan conformes”, dijo Carlos Achettoni, de Federación Agraria, cuando salió ese día de la reunión en Casa de Gobierno. Y el titular de Confederaciones Rurales, Jorge Chemes, remarcó la promesa que había hecho el presidente de la Nación: “Si se estabilizan los precios podrían retomar con el 100% de las exportaciones”, recordó. Pero las bases esperaban un rechazo más contundente de la Mesa de Enlace a las nuevas restricciones, con los antecedentes negativos de 2006 cuando se implementaron medidas similares. Por eso, de inmediato se lanzó la convocatoria a movilizarse a San Nicolás el 9 de julio.

La propuesta surgió de productores autoconvocados y de las bases de las propias entidades. Todos coincidían que el malestar era muy grande y había que expresarlo de alguna manera. La convocatoria fue sumando adhesiones y se transformó en una reunión multisectorial, donde participaron además del campo otros sectores de la economía y la sociedad, para manifestar su preocupación y rechazo a las políticas oficiales, que profundizaron la crisis en el marco de la pandemia del coronavirus. Ahora los dirigentes esperan que la unión que la confluencia que se vio en San Nicolas mejore la relación entre el campo y la ciudad, en beneficio de ambos y del país.

La movilización fue contundente, por lo numerosa y por lo pacífica, y se replicó en otros puntos del país. Los organizadores dijeron que asistieron 65 mil personas de 19 provincias. Una convocatoria que el Gobierno debería contemplar, para atisbar el enojo de diferentes sectores por la gestión de Gobierno. Es por eso que se pidió un cambio de rumbo y respeto a las libertades de los ciudadanos.

La adhesión y la presencia de los sectores políticos fue tema de debate en la previa y luego de la movilización. Desde la organización habían subrayado días antes: “La marcha pertenece a los ciudadanos, NO a los políticos” y que no estaban dispuestos a que se ponga en duda la autenticidad de la marcha, al asociarla o tal o cual candidato. El protagonismo pertenecía a los ciudadanos de a pie. “Si la política partidaria tiene un rol en esta movilización, es el de escuchar, con humildad y respeto, lo que quieren los millones de argentinos que hoy”, dijeron en un comunicado. Aunque en los discursos de San Nicolás la mayoría de las críticas fueron dirigidas al actual Gobierno, hubo un llamado de atención a toda la clase política. De ahí cierto malestar de los organizadores y productores con el protagonismo que tuvo la presidenta del Pro, Patricia Bullrich, que llegó montada a caballo.

La presencia de Patricia Bullrich en la marcha. (Franco Fafasuli)La presencia de Patricia Bullrich en la marcha. (Franco Fafasuli)

Por estas horas hay también debate interno en algunos sectores, en especial en la Mesa de las Carnes, espacio que comenzó a funcionar en la parte final del gobierno de Cristina Kirchner y que durante la administración de Mauricio Macri tuvo mucho protagonismo por la apertura al mundo y la recuperación de mercados que se habían perdido. Según pudo saber este medio, los matarifes y abastecedores en el chat interno de la Mesa manifestaron su malestar porque la Mesa no acompañó la marcha ni envió un comunicado de solidaridad. Más allá de esto, ayer hubo presencia de sectores que están en dicha estructura: los propios matarifes y abastecedores, el Mercado de Liniers, los consignatarios de hacienda y las razas de criadores que habían expresado su adhesión.

El rol de la Mesa de Enlace

En los últimos tiempos se escucharon críticas al rol de los dirigentes del campo que conforman la Mesa de Enlace, pero ayer no solamente dio señales de unidad y fortaleza, sino que recobró un protagonismo que hace tiempo no tenía y que será importante para las negociaciones con el Gobierno, no solamente para la reapertura de las exportaciones, sino también para lograr los cambios en la política agropecuaria que tanto reclaman los productores, que permitan mejorar en competitividad y que el sector manifieste todo su potencial.

También hay que destacar la tarea de los productores autoconvocados, en la organización y convocatoria del acto de San Nicolás, donde demostraron que pueden marcar el ritmo y ya no podrán ser ninguneados por los dirigentes.

En los próximos días los dirigentes que representan a los productores retomarán, mientras aguardan señales del Gobierno, la ronda de diálogo con los gobernadores. El jueves que viene en la sede de la Casa de San Luis en Capital Federal, el gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saá, recibirá a la Mesa de Enlace. Por otro lado, está avanzado el armado de una reunión con la máxima autoridad de Mendoza, Rodolfo Suárez. Para la Mesa de Enlace es importante que los gobernadores, especialmente aquellos que tienen llegada directa a Alberto Fernández, puedan advertir al presidente sobre el impacto negativo que ya están provocando las restricciones para exportar carne vacuna.

El primer análisis del Gobierno sobre la marcha

Uno de los primeros funcionarios en hacer referencia a la marcha de ayer fue el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien en declaraciones radiales,dijo: “Ayer vimos por un lado, a todos los sectores más ultraconservadores o reaccionarios del PRO o Juntos por el Cambio, un poco moviendo esta movilización. Vimos llegar a Patricia Bullrich a caballo, a Luis Miguel Etchevehere que hablan como si no hubiesen tenido nada que ver con la grave situación económica que dejaron luego de su paso por el gobierno, y con expresiones que no tienen que ver con la discusión sectorial.”

Y agregó: “Lo segundo que vemos y genera preocupación es que los dirigentes agrarios, de la mesa del enlace, que no se dejen atropellar por ese tipo de manifestaciones. Somos un gobierno de diálogo. Yo vengo dialogando con todos los dirigentes de la Mesa de Enlace, con el Consejo Agroindustrial, con diferentes sectores vinculados a la producción agropecuaria. Estamos trabajando en un Plan Ganadero y vamos a seguir convocando la semana que viene a trabajar en esto. Ojalá predomine una mirada sectorial, que podamos discutir los problemas del sector, y también en un contexto más general”.

Matías Kulfas. Matías Kulfas.

En la previa de la marcha, según confirmaron dirigentes del campo a este medio, el ministro Matías Kulfas dialogó telefónicamente con un integrante de la Mesa de Enlace a quien le adelantó que el Gobierno podría avanzar en los próximos días con una flexibilización de las exportaciones, a partir de la liberación de las exportaciones de la vaca a China y la carne de kosher a Israel. El funcionario también habló del precio de la carne, hoy en la entrevista radial: “Los precios de la carne han comenzado a estabilizarse en las últimas semanas, incluso alguna baja se ha observado, y vamos a trabajar en que se consolide una tendencia de precios. Es el primer objetivo. Han arrancado las diferentes ofertas de cortes, así que esperamos consolidar esto”.

Por último, resaltó el trabajo en el armado del Plan Ganadero, y agregó: “Nadie está pensando que el objetivo es restringir, al contrario, es ordenar un poco, parar la pelota, ordenar bien al equipo completo y ahí sí salir a jugar y ganar el partido. Y cómo se gana el partido: organizándonos bien, que el mercado interno este funcionando bien, que se aumente de verdad la producción y ahí vamos poder exportar mucho más de lo que exportamos ahora”.