El crack rosarino Lionel Messi quedó a las puertas de la consagración en la Copa América luego del triunfo por penales en semifinales ante Colombia que lo dejaron en el umbral de nuevas marcas con la casaca del seleccionado argentino de fútbol.

Messi jugó un gran primer tiempo y lo demostró con acciones individuales que generaron problemas para la defensa colombiana. Asimismo participó en el gol de Lautaro Martínez cuando lo habilitó para el 1-0.

Cuando Argentina decayó en el juego, Messi siempre se mostró como la esperanza para revertir la situación.

El capitán de la Argentina tuvo una gran ocasión a falta de diez minutos con un remate en el palo.

Messi quedó al filo de alcanzar dos nuevas marcas: con 33 partidos en Copa América, quedó a uno del arquero chileno Sergio Livingstone quien disputó 34 partidos y está primero en la tabla de máximas presencias.

El “10” de la Argentina también continúa a un solo gol de Pelé como máximo anotador de un seleccionado sudamericano. El crack rosarino acumula 76 y la leyenda brasileña llegó a los 77.

Messi contabiliza 13 goles en el historial de la Copa América y está en el mismo escalón de José Manuel “Charro” Moreno y Gabriel Batistuta.

El crack rosarino sigue a cuatro de Noberto “Tucho” Méndez (figura de Huracán y Racing Club), que convirtió 17 en los por entonces llamados Campeonatos Sudamericanos, igual que el brasileño Zizinho.

Por lo pronto Messi es también el goleador de esta 47ma. edición del certamen con 4 tantos, escoltado por el peruano Gianluca Lapadula con 3 conquistas.

El seleccionado dirigido por Ricardo Gareca ya quedó fuera del certamen con la derrota 1-0 ante Brasil en la otra llave de semifinales.

Messi, con cuatro goles, buscará en la final ante Brasil del próximo sábado quedarse con el cetro de máximo artillero de la actual edición de la Copa América. Lo siguen Lautaro Martínez (3) y los brasileños Neymar y Lucas Paquetá (2).

Messi dejó el corazón ante Colombia. El crack rosarino, con 34 años, ya transita sus últimos torneos con la Argentina y encaró esta Copa América como la gran chance de ganar un título relevante con la casaca albiceleste.

El capitán argentino, quizás en su mejor versión, también es consciente de los 28 años de sequía de títulos para Argentina y se dispone a cortar esa racha largamente adversa entre las que se incluyen las caídas en las finales de la Copa América 2007, 2015 y 2016 y la Copa del Mundo 2014; en todas como protagonista.

Messi tendrá una nueva revancha para obtener una copa que tres veces le fue esquiva con la chance renovada quebrar más marcas.

Messi demostró ser un especialista en pulverizar récords. Primero con Barcelona de España, el club que busca su continuidad tras el fin del contrato el pasado 30 de junio, y luego con el seleccionado argentino.

Dependerá del mejor jugador del mundo y sus compañeros. De concretar un sueño que conlleva mucho sacrificio antes de próximos objetivos como serán las Eliminatorias Sudamericanas en busca del pasaje a Qatar 2022.

La Copa del Mundo será otra historia, pero sigue llamando la atención de un verdadero depredador de títulos como Messi. Supo ganarlos casi todos. Está en camino.