Tal parece que Microsoft ha decidido destapar todas las cartas de una vez, pensando en atraer a un público que seguramente estaba perdiendo en su competencia con Apple, o de captar la atención de nuevas personas. Hace poco más de dos semanas el gigante tecnológico anunció el lanzamiento de la versión beta de su nuevo sistema operativo, Windows 11.

Este, que representa el cambio más grande de la compañía desde que estreno Windows 10 en 2015, viene con sorpresas en sus diseños de interfaz y algunos de software. Entre los detalles más importantes se encuentran el desplazamiento del botón de Inicio a la parte central de la barra de tareas y la inclusión de las apps de Android y algunas de Apple en la nueva Microsoft Store.

Asimismo, esta tienda virtual permitirá la inclusión de aplicaciones creadas por nuevos desarrolladores, impulsando la planeación y ejecución de nuevo software, tanto en el alojamiento de las apps como en el apoyo económico a sus creadores.

“Hoy, el mundo necesita una plataforma más abierta, una que permita que las aplicaciones se conviertan en plataformas por derecho propio (…) Windows es una plataforma donde pueden nacer cosas que son más grandes que Windows”, explicó el CEO de Microsoft, Satya Nadella.

Windows en la nube

No contentos con el lanzamiento del nuevo Windows 11, Microsoft también anunció que en las próximas semanas estrenará Windows 365, un sistema operativo totalmente funcional y que estará alojado en la nube que ofrece la compañía.

De acuerdo con la presentación de Microsoft, su sistema operativo “flotante” permitirá transmitir las “aplicaciones, datos, contenido, configuración y almacenamiento desde la nube de Microsoft” a cualquier dispositivo, ya sea móvil o de escritorio. En pocas palabras es una máquina virtual que reproduce su computadora en cualquier otra, ya sea Mac, iPad, Linux o Android.

Foto: Windows 365Foto: Windows 365

Datos técnicos de Windows 365

Por supuesto, esta iniciativa parecerá un poco sinsentido para las personas que cuentan con un computador personal o PC, teniendo en cuenta que este dispositivo se puede trasladar a cualquier lado sin mucho esfuerzo y cabe en casi cualquier bolso. Sin embargo, para las pequeñas empresas esta resulta ser una noticia esperanzadora, especialmente en medio de las situaciones sanitarias y sociales que se viven actualmente.

La pandemia ha obligado a las empresas a crear máquinas virtuales que puedan ser abiertas por sus empleados en los dispositivos con los que cuenten en su hogar. No obstante, la tarea de mantenimiento y soporte suele ser muchas veces tedioso, pero es un mal necesario para mantener segura toda la información de relevancia para la compañía.

No obstante, con Windows 365, las pymes (micro y pequeñas empresas) podrán tener, al menos en un principio, un sistema remoto en cual conectar hasta ocho CPU virtuales, cada uno de ellos con 16 GB de memoria RAM y 512 GB de almacenamiento interno. Asimismo, según el director de Administración de Programas para Windows 365, Scott Manchester, se tiene pensado incluir mayor potencia en la GPU y así apoyar a los usuarios más exigentes para que puedan realizar las tareas que así lo requieran.

“Windows 365 combina el poder y la seguridad de la nube con la versatilidad y simplicidad de una PC para mejorar la agilidad y productividad de los equipos y organizaciones”

De esta forma, Microsoft busca fortalecer de forma óptima la nueva realidad nacida tras la pandemia de covid-19, en la que los procedimientos híbridos (físicos y virtuales) han tomado protagonismo. Cabe recordar que, Windows 365 estará disponible desde el próximo 2 de agosto, y su costo se conocerá un día antes de su lanzamiento.