Microsoft confirmó que inició el proceso de adquisición de RiskIQ, una empresa de ciberseguridad con sede en San Francisco, dedicada a brindar soluciones de inteligencia sobre amenazas y software basado en la nube, como un servicio a las organizaciones.

Si bien la transacción aún se encuentra en curso, reportes recientes señalan que se trata de una transacción por cifras importantes de dinero, que integrarían un refuerzo a los servicios de nube de Microsoft.

 

Microsoft adquiere startup de ciberseguridad

Tras variados reportes previos que alimentaron el rumor, Microsoft confirmó ante la prensa que efectivamente se encuentran en medio de esta transacción comercial, sin precisar mayores detalles sobre las cifras involucradas. No obstante, Bloomberg señaló anteriormente que Microsoft desembolsará más de $500 millones de dólares en efectivo por la empresa.

La transacción integrará los servicios de inteligencia de amenazas de RiskIQ en los productos de seguridad insignia de Microsoft, como Azure y otros servicios, como un refuerzo en medio del crecimiento de la demanda de soluciones de seguridad, sobre todo en entornos organizacionales y laborales en general, que han sido objeto de una acelerada digitalización durante el último período.

Como servicio, RiskIQ realiza rastreos profundos en la web con el fin de trazar información detallada sobre portales y redes, registros de nombres de dominio, certificados, registros WHOIS y otros datos, los cuales se utilizan para evaluar qué secciones de los sistemas informáticos de una empresa pueden ser accesibles más allá de sus firewalls. Según señala el sitio web de RiskIQ, resaltan entre sus clientes Facebook, BMW, American Express y USPS, el servicio postal estadounidense.

Con sistemas de esta clase, los negocios de cualquier escala pueden resguardar sus recursos digitales, delimitando las áreas potencialmente susceptibles de recibir un ataque informático.

Además de ofrecerse como un servicio comercial para terceros, el acto de implementar la tecnología de RiskIQ en los productos principales de Microsoft, que actualmente atienden desde espacios de comunicación cotidiana, hasta infraestructuras para sistemas complejos, estos podrán contar con un mayor control sobre las potenciales amenazas globales que han comenzado a proliferar en el medio digital, como los ataques de ransomware, por sólo mencionar un ejemplo.