Dos modelos de Mitsubishi en el país deberán pasar por una revisión técnica a los fines de chequear si sufren un posible desperfecto en el portón posterior que podría ocasionar que el mismo se caiga y cierre repentinamente, con el consiguiente riesgo para las personas. Así lo informaron en un aviso publicado en medios.

Se trata de los Outlander y Montero Sport, dos modelos que llegaron al país importados desde Japón, país de origen de la marca.

En el caso del Outlander se trata de 195 unidades modelo 2011 y 2012, producidas entre el primero de octubre de 2010 y el 28 de junio de 2012. En el caso del Montero Sport son 37 ejemplares modelo 2011 y fabricados entre el primero de enero de 2011 y el primero de diciembre de 2011.

El aviso que Mitsubishi publicó en medios del país.

“Un recubrimiento de anticorrosión insuficiente en la tapa del amortiguador de portón trasero puede provocar que el amortiguador se oxide con el tiempo. Si este amortiguador permanece oxidado, el portón trasero podría caer repentinamente, pudiendo eventualmente ocasionar golpes o lesiones al usuario y/o terceros”, explicaron.

La revisión es preventiva y la marca informó que en caso de corresponder se procederá al reemplazo de los amortiguadores del portón trasero de los vehículos indicados. La acción se realizará a través de los concesionarios oficiales por lo que los clientes que tengan estos modelos y estén comprendidos entre los números de chasis vistos en la imagen deben ponerse en contacto.

En todos los casos la reparación es libre de costo para el cliente, detallaron.

El actual importador de Mitsubishi en el país, Mitsu Motors, informó que por el momento no se registraron accidentes a causa de este problema en el país.