Justo antes de debutar con Newell’s en el campeonato este sábado (será a partir de las 15:45 en el Coloso Marcelo Bielsa frente a Talleres de Córdoba), Ignacio Scocco brindó una conferencia de prensa en la que no se guardó nada: se refirió al presente, lo que se le viene al equipo ahora dirigido por Fernando Gamboa y el pasado reciente con Germán Burgos, con quien admitió haber tenido ciertas diferencias que lo llevaron a pensar en irse del club.

“El semestre pasado no la pasé para nada bien, sentí por primera vez en mi carrera que no le podía dar nada al equipo, que no le podía dar nada dentro de la cancha, me sentía con mucha impotencia, obviamente no queriendo criticar a nadie, simplemente lo que me pedía el entrenador anterior (Burgos) era algo que yo por mis condiciones no se lo podía dar, pero son cosas del fútbol”, sentenció Nacho, que a los 36 años sueña con volver a dar que hablar en el torneo argentino.

Los Rojinegros finalizaron en la última posición de su grupo de Copa de Liga Profesional (hasta por diferencia de gol fueron los peores de Primera División), quedaron eliminados de la Sudamericana y también de la Copa Argentina, motivos que se juntaron con el pobrísimo rendimiento futbolístico ofrecido por el Mono, que terminó eyectado del banco de suplentes. “La situación del semestre pasado me hizo pensar y ver una realidad en la que llegué a pensar hasta en la posibilidad de irme en caso de no poder ayudar al club”, admitió Scocco.

Y detalló: “Me gusta ser respetuoso de cualquier idea de cualquier entrenador. Obviamente en lo personal me tocó salir perjudicado porque a la idea del entrenador anterior la respeto, pero era una idea en la cual no jugábamos con 9. Yo soy un 9 al que le gusta estar cerca del área y presionar alto. El entrenador me pedía jugar lejos del arco y yo realmente no me sentía cómodo”. Pero aclaró: “Ojo, no es una crítica, es una forma de juego de un entrenador a la que respeto totalmente. En un momento sentía que ya no le podía dar nada al equipo, que lo que me pedía se me dificultaba mucho y sentía mucha impotencia por estar en el plantel y no poder ayudar. Esto me hacía sentir incómodo y con impotencia”.

El semblante de Scocco se modificó desde el arribo del flamante entrenador, Fernando GamboaEl semblante de Scocco se modificó desde el arribo del flamante entrenador, Fernando Gamboa

Nacho hizo autocrítica puertas adentro y confesó también que habló con Gamboa y Bernardi (flamante manager del club) para saber qué iban a esperar de él y, en base a eso, tomar la decisión de continuar: “Todos saben mis intenciones de estar en el club pero no a cualquier precio. No es una cuestión de venir y estar en el vestuario nada más, quiero jugar y ayudar. A Lucas le dije que quedaba si sentía que podía ayudar, porque quiero mucho al club como para hacerle daño”.

Ahora Gamboa le cambió la cabeza: “Tiene ideas claras, usa un sistema y una forma en la que me siento muy cómodo. Jugar cerca del área rival, tener situaciones de gol, crear muchas situaciones en general, llegar con mucha gente en ataque, ser intenso ante la pérdida de pelota y tratar de recuperar lo más alto posible”. El ex River convirtió varios goles en los amistosos previos y llega afilado: “Uno siempre tiene revancha y yo la quiero tener este semestre. Y si además puede volver el público sería grandioso. Ya estamos extrañando a la gente”.

NEWELL’S, CON DOS BAJAS IMPORTANTES

Ni Maxi Rodríguez ni Pablo Pérez estarán disponibles en el estreno del sábado contra Talleres, por sendas molestias musculares. Con los refuerzos Gabriel Compagnucci, Juan Garro y Pablo Sabbag como alternativas, Fernando Gamboa piensa en un once integrado por Alan Aguerre; Franco Escobar, Cristian Lema, Facundo Mansilla, Mariano Bíttolo; Jerónimo Cacciabue, Julián Fernández, Nicolás Castro; Ramiro Sordo, Ignacio Scocco y Jonathan Cristaldo.