Este viernes se cumplieron siete meses de la muerte de Diego Maradona. Su ausencia es un golpe muy duro para todos los argentinos, los napolitanos y el mundo del fútbol. Muchos todavía no lo pueden creer. No alcanzan a tomar dimensión de que el Diez, una verdadera leyenda, ya no está. Eso le pasa, por caso, a su hijo Diego Junior.

Consultado en una entrevista en ESPN sobre si el tiempo, de a poco, le permitía recuperarse de la muerte de su padre, Diego Armando Maradona Junior dejó en claro que le ocurre todo lo contrario. Que con cada día que pasa, su falta lo sacude más.

A mí se me hace siempre más difícil. Lo extraño mucho. Casi que no lo creo. Hablo con mi señora, veo las cosas. El otro día lloré mucho…. Pensaba en todas las alegrías que le dio mi viejo a la gente. Vivimos en un mundo donde es muy complicado que otra persona te dé alegrías, y él lo hizo siempre. Se despertaba, me miraba y nos reíamos sin razón. Lo extraño mucho”, contó, notablemente golpeado.

“Perderlo fue muy injusto. Merecía vivir más cosas con él. A veces agarro el teléfono y digo: ‘Lo llamo a papá para contarle que la nena (por su hija) dijo algo nuevo, o que Dieguito me pide de hablar con el abuelo, o que quiere ponerse la camiseta del Napoli. Es muy difícil, esto es muy duro”, agregó.

Diego Junior suele subir fotos en recuerdo de su padre (Foto: Instagram Diego Armando Maradona Junior).

“Yo fui muy feliz con él. La parte de mi vida que me tocó, fui muy feliz. Y le tengo que agradecer a Dios. Pero sufrí mucho estar lejos, no poder estar con él, no poder vivir muchas cosas con él. Pero me sirve más pensar en las cosas lindas que pasamos juntos”, continuó.

Poco después contó cómo fue su última charla con su padre. “Hablé con él por ultima vez el día siguiente a la operación (el 4 de noviembre). Se operó de la cabeza y al día siguiente Jana, mi hermana, me hizo una videollamada. Yo ya tenía Covid-19. Recuerdo que nos reímos mucho. Lo vi muy bien”, detalló.

“Después a mí me tuvieron que internar (por coronavirus), estuve al borde de la muerte, prácticamente. Y desde ese momento no pude hablar más con él. No lo quería poner mal. Estaba en un proceso de recuperación y no quería darle otro dolor en ese momento tan difícil”, cerró. Su padre, el Diego, falleció el 25 de noviembre del año pasado.