En la recta final de la campaña para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el Gobierno acelera un paquete de medidas económicas que, además de tender a la reactivación económica, buscará quitar presión sobre los sectores más afectados por la crisis del coronavirus. En este marco, la AFIP anunció la suspensión hasta fin de año de embargos y del inicio de juicios de ejecución fiscal a pymes y empresas que desarrollan actividades críticas

La titular del organismo recaudador, Mercedes Marcó del Pont, informó la decisión en la reunión de gabinete económico que encabezó este miércoles el jefe de ministros, Santiago Cafiero, y de la que formaron parte también los titulares de las carteras de Economía, Martín Guzmán; Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; Trabajo, Claudio Moroni, y de Desarrollo Social, Juan Zabaleta; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco.

De esta manera, el Gobierno busca mostrarse proactivo frente a la crisis económica y social que atraviesa la Argentina y llegar a las elecciones pudiendo hacer eje en una incipiente recuperación económica, con paquetes y medidas que apuntalan esa situación.

Según cifras oficiales, la medida definida por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) beneficiará a más de un millón de empresas. “Constituye una forma de ayuda para consolidar la recuperación del nivel de actividad”, informó la jefatura de Gabinete tras la reunión.

En el encuentro del gabinete económico comenzó a debatirse el Presupuesto 2022 que el titular del Palacio de Hacienda deberá presentar a mediados de septiembre.

“Estamos trabajando en un Presupuesto orientado a la reactivación económica, ya este año hicimos un esfuerzo presupuestario enorme. Solo para dar un ejemplo, en lo que tiene que ver con políticas productivas, llevamos invertido un 70% más respecto del año pasado, que ya había crecido muchísimo en relación con 2019 en materia de producción”, indicó Kulfas.

También remarcó que el objetivo de la política económica “es que la gente vuelva a tener empleo, no solo aquella que lo perdió por el impacto de la pandemia del Covid, sino también aquellos que se quedaron sin trabajo por la crisis anterior”. Por eso, en el encuentro del que formó parte por primera vez Zabaleta, se planteó la reconversión de planes en trabajo.

“Vamos a constituir una suerte de coordinación entre los ministerios de Economía, Desarrollo Social, Trabajo y Desarrollo Productivo para fortalecer la idea de convertir una buena parte de los planes sociales en empleo. Algunos se irán convirtiendo con el trabajo que se va generando en el mercado laboral, que lo vemos cada mes con más actividad, pero también trabajaremos con las cooperativas”, explicó Kulfas.