El viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, aseguró que la titular del PRO Patricia Bullrich tuvo “un rol coordinador” en las acciones de inteligencia ilegal por las que están procesados varios exespías, exmiembros del Servicio Penitenciario y exautoridades de la AFI, como Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, durante la gestión de Cambiemos.

“No resulta nada casual el rol de Patricia Bullrich, que se reunía con Marcelo D’Alessio, con el exfiscal (de Mercedes, suspendido) Juan Ignacio Bidone, con el operador Daniel Santoro y con cada uno de los espías. Es la banda completa, lo cual indica que hubo una coordinación por parte de Bullrich de todo eso”, aseguró Mena a El Destape Radio.

De ese modo se refirió a la revelación, difundida este miércoles en ese mismo portal, sobre las visitas que recibía Bullrich en la sede del ministerio de Seguridad entre 2015 y 2019 por parte de Arribas y Majdalani pero también funcionarios de menor rango de la AFI, como el exdirector de Contrainteligencia, Diego Dalmau Pereyra (organizador del grupo conocido como “Súper Mario Bros” por el grupo de WhatsApp que utilizaban para intercambiar información); el exjefe de Gabinete de la central, Darío Biorci; el exespía Leandro Araque o el exresponsable de las escuchas, Mariano Ruda Bart.

Otro de los visitantes de Bullrich en la sede del Ministerio de Seguridad, de la calle Gelly y Obes al 2200, fue el abogado y expresidente de Boca Juniors Daniel Angelici, según consta en los listados a los que accedió El Destape tras solicitar un pedido de acceso a la información pública, el mismo procedimiento al que recurrió hace dos meses para acceder al registro de visitas a la Residencia presidencial de Olivos.

Juan Martín Mena, viceministro de Justicia y en 2015 número 2 del organismo de Inteligencia.

Juan Martín Mena, viceministro de Justicia y en 2015 número 2 del organismo de Inteligencia.

Consultado por esta serie de visitas, que figuraban en las listas de ingresos al Ministerio de Seguridad pero no habían sido declaradas en el Registro Único de Audiencias como lo establece el decreto 1172/2003, Mena consideró que “puede ser casual una reunión, pero cuando uno repasa que (Bullrich) se reunió con la banda completa queda claro su rol coordinador”.

Mena, hoy secretario de Justicia y en 2015 número 2 del organismo de Inteligencia, recordó que en aquel año se reformaron la estructura y el funcionamiento de la entonces SIDE con la sanción de la ley 27126, que modificó la ley 25.520 del año 2001.

El artículo 15 bis de aquella ley, siguió el funcionario, estableció que “toda relación o actuación entre la AFI y funcionarios o empleados de cualquiera de los poderes públicos federales, provinciales o locales sólo podrán ser ejercidas por el director general o el subdirector general o por el funcionario a quien se autorice expresamente”.

“Creo que tanto los fiscales como las víctimas de cualquiera de las causas donde se está investigando la inteligencia ilegal van a requerir explicaciones”

Sobre ese punto, Mena advirtió que las visitas que recibía Bullrich en la sede de Seguridad de agentes en actividad o funcionarios de menor graduación de la AFI, si no estaban expresamente autorizadas por Arribas o Majdalani, podrían ser encuadradas “en el delito de práctica de inteligencia ilegal”.

“Creo que tanto los fiscales como las víctimas de cualquiera de las causas donde se está investigando la inteligencia ilegal van a requerir explicaciones sobre esto que se ha publicado en el día de ayer”, advirtió el viceministro, quien al referirse a las acciones de espionaje ilegal que investiga la Justicia, y por las que hay decenas de procesados, las agrupó como “un plan ilegal comandado desde las más altas esferas”.

En el mismo sentido, al referirse al rol del expresidente Mauricio Macri en la inteligencia ilegal, el senador Oscar Parrilli (Frente de Todos-Neuquén) recordó que el relator especial de la ONU para la independencia del Poder Judicial, Diego García Sayán, emitió en noviembre de 2019 un informe en el que le pedía informes a Macri por estas prácticas, tras entender que “había un plan sistemático y estructural de amedrentamiento” de los jueces.

“La cabeza de la mafia que vivimos durante cuatro años fue Macri y Patricia Bullrich fue una de las ejecutoras”, señaló Parrilli también en declaraciones radiales.