El coronavirus está regresando con fuerza en el mundo por la difusión de la variante Delta, en medio del estancamiento de las tasas de vacunación en numerosos países. Mientras la Argentina registró 90 casos positivos y desarrolla estrategias paliativas para demorar la circulación comunitaria, hay otros países que vienen enfrentando a esta variante desde hace varias semanas.

Naciones que habían levantado restricciones tuvieron que volver atrás. Hasta Wuhan, la ciudad china donde surgió en diciembre de 2019 la pandemia, se enfrenta a un nuevo brote por lo cual las autoridades decidieron testear a sus 11 millones de habitantes.

La variante Delta, detectada en India por primera vez en octubre de 2020, se caracteriza por ser mucho más contagiosa que la original y está camino a convertirse en la dominante en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó ayer que la variante Delta o B.1.617.2 ya se detectó en al menos 132 países y es considerada como una de las cuatro mutaciones más preocupantes, junto con Alfa que se originó en Reino Unido, Beta (Sudáfrica) y Gamma (Brasil).

China vuelve a confinar después de un año

Hacía más de un año que el covid-19 había desaparecido de las calles de Wuhan cuando el lunes se confirmaron tres casos de la variante Delta. La noticia puso en alerta al gobierno chino que creía haber pasado lo peor de la pandemia.

El brote, que llegó a decenas de ciudades de al menos 14 provincias, se habría originado entre los trabajadores del aeropuerto de Nanjing . La respuesta del gobierno de Xi Jinping fue tan contundente como la primera vez: confinaron ciudades enteras, cortaron líneas de trenes y están haciendo millones de test para luchar contra el mayor brote de coronavirus en meses.

Un barrio de Yangzhou aislado tras detectarse casos de coronavirus. (Foto: AFP).

Las autoridades admitieron que entre las personas contagiadas hay muchas que habían sido vacunadas, lo que genera temores sobre la eficacia de las vacunas chinas, las únicas disponibles en el gigante asiático.

Australia, con fuertes restricciones a la movilidad por la variante Delta

En Australia millones de personas también tienen restringido el movimiento y el lunes las tropas salieron a las calles de la mayor ciudad del país, Sídney, que entra en su sexta semana de un confinamiento que se prolongará hasta fin de mes.

Las autoridades de la ciudad están luchando para detener la propagación de la variante delta, con más de 3.600 casos registrados desde mediados de junio, e intentan asegurarse que los residentes cumplan el confinamiento.

Las calles del centro de Sídney, vacías por el confinamiento. (Foto: AFP/David Gray)

Con alrededor del 15% de los 25 millones de australianos totalmente vacunados, las autoridades siguen apostando por los confinamientos para frenar el virus.

Explosión de contagios en Estados Unidos y repunte de la vacunación

El virus se propaga incluso en lugares donde los programas de vacunación tuvieron éxito, como en Estados Unidos, que vive una nueva ola que disparó las hospitalizaciones a niveles que no se veían desde el año pasado.

El país alcanzó el lunes, con un mes de retraso, el objetivo del presidente Joe Biden de administrar al menos una dosis al 70% de los adultos. La campaña que había arrancado a toda velocidad se estancó al toparse con millones de antivacunas y jóvenes escépticos en los estados conservadores del sur y el centro oeste.

“Estos casos se concentran en las comunidades con menores tasas de vacunación”, dijo a la prensa Jeff Zients, coordinador de la Casa Blanca para la pandemia. “Uno de cada tres casos en todo el país se ha registrado en Florida y Texas en la última semana”, añadió.

Personas con barbijos en Times Square, en Nueva York. (Foto: EFE/Justin Lane).Por: EFE Servicios

Este retraso, provocó que el número medio de casos diarios se disparara hasta superar los 70.000. Sin embargo, los estados de Estados Unidos que se quedaron atrás en sus tasas de vacunación se están poniendo al día, según los últimos datos. Por ejemplo, en las últimas dos semanas de julio, la administración de vacunas aumentó un 100% en Missouri, donde los contagios habían aumentado un 560% en un mes, según ABC News.

El domingo, la Casa Blanca anunció que se administraron 8000.000 dosis en un día, lo que significa un aumento del 24% en dos semanas. En un intento de impulsar las vacunaciones, el gobierno de Joe Biden anunció días atrás que los empleados federales deberán vacunarse o someterse a test semanales, entre otras medidas. Además estados, ciudades y empresas ofrecen incentivos monetarios para vacunarse, como Georgia, que dará un bono de 1.000 dólares a los empleados de escuelas que estén totalmente vacunados.

Barbijos en San Francisco y pase sanitario en Nueva York

Además, más estados y ciudades restablecieron la obligatoriedad del barbijo para vacunados y no vacunados en espacios públicos cerrados, como San Francisco. El gobernador de Carolina del Norte ordenó a todos los empleados del estado usar tapabocas en lugares cerrados si no están plenamente vacunados. El estado de Minnesota dijo también que se deberá usar tapabocas en los espacios cerrados de sus universidades.

En tanto, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció que va a requerir una prueba de vacunación contra el covid-19 para toda persona que quiera comer en el interior de un restaurante, entrar a una sala de conciertos o un gimnasio, entre otras cosas.

“Si usted está vacunado (…) tiene la llave, puede abrir la puerta. Pero si no está vacunado, lamentablemente no podrá participar de muchas cosas”, dijo De Blasio. El pase sanitario, llamado “Key to NYC” (“Llave a Nueva York”), será lanzado el 16 de agosto, seguido por un periodo de transición de un mes. ”Es hora de que la gente vea la vacunación como algo literalmente necesario para tener una vida completa y saludable”, indicó el alcalde.

El alcalde de Denver, la mayor ciudad del estado de Colorado, anunció ayer que se requerirá la vacunación a los policías, bomberos y algunos empleados públicos, así como a los docentes de escuelas y a los trabajadores de geriátricos, hospitales y cárceles.

Pasaporte sanitario en Francia

De Blasio siguió así el camino tomado por el gobierno de Emmanuel Macron en Francia para impulsar el número de personas inoculadas. El mandatario ordenó la semana pasada que el pasaporte sanitario, que sirve de constancia de la vacunación completa o prueba negativa de covid-19, sea obligatorio para los franceses que quieran ingresar a sitios como restaurantes, cines o boliches. La medida se extendió luego a los transportes de larga distancia, como trenes o aviones.

Protestas en París contra el pase sanitario. (Foto: EFE).Por: EFE Servicios

La medida provocó un repunte de la campaña de vacunación y en dos semanas unas cuatro millones de personas se vacunaron, por lo que casi el 60% de la población está ahora parcialmente o completamente inmunizada ,según tuiteó Macron. La movida generó masivas protestas, con 160.000 personas en la calle, que Macron tildó de “egoístas” e “irresponsables”.

Dosis de refuerzo en Israel, Alemania y Uruguay

Frente a la variante delta, otros países están empezando a estudiar la posibilidad de aplicar vacunas de refuerzo.

Israel ya comenzó a aplicar una tercera dosis de la vacuna Pfizer a mayores de 60 años en medio de un rebrote preocupante. El lunes, hubo 3.818 nuevos contagios, es decir casi el doble que hace una semana, en el país que fue considerado modelo por la eficacia de su campaña de vacunación.

Israel había eliminado muchas de las restricciones sobre concentraciones públicas en junio, pero los casos se multiplicaron y los tapabocas son nuevamente obligatorios en espacios públicos cerrados. Además, el gobierno de Naftali Bennett endureció las restricciones para quienes regresan desde el exterior y prohibió viajar a países considerados de máximo riesgo, entre ellos España, la Argentina, México o Brasil.

El primer ministro israelí Naftali Bennett acompaña a su mamá Mirna Bennett a recibir una tercera dosis en la ciudad de Haifa. (Foto: Reuters/ Elad Gershgoren).Por: REUTERS

Un 55% de los nueve millones de habitantes tienen la pauta completa de vacunación, pero alrededor de un millón rechazan las inyecciones.

Alemania indicó el lunes que empezaría a ofrecer terceras dosis a las personas mayores y a los grupos de riesgo así como a quienes no hayan recibido la inyección con la tecnología del ARN mensajero a partir del 1 de septiembre. La decisión fue motivada por la preocupación por “una respuesta inmunitaria reducida o en rápido declive” entre algunas personas como las personas inmunodeprimidas o ancianos.

También se invitará a ponerse esta inyección adicional a los profesionales sanitarios que traten con estos grupos. “Las vacunaciones de refuerzo se harán con una de las dos vacunas de ARN mensajero (Pfizer o Moderna)”, informó el ministerio, según el cual esta decisión es “en interés de la atención sanitaria preventiva”.

La vacuna de refuerzo se administrará “generalmente al menos seis meses” después de la primera vacunación completa.

La misma decisión había sido tomada por Uruguay para quienes recibieron la vacuna china Coronavac. Suecia también tiene previsto ofrecer una dosis de refuerzo de la vacuna a “una gran parte de la población” en 2022, aunque podría empezar con las poblaciones vulnerables a finales de este año.

“Nuestra evaluación es que no es posible erradicar el virus y que, por tanto, la labor de vacunación debe ser a largo plazo y centrarse en la reducción de la enfermedades graves y de la mortalidad”, dijo el epidemiólogo jefe sueco Anders Tegnell.