La amenaza de la nueva cepa Delta activó las alertas y hoy los expertos coinciden en que es necesario avanzar con la vacunación de la segunda dosis en este momento para enfrentarla. Esta variante, que aún no circula en forma comunitaria en el país, tiene una mayor contagiosidad y está generando una suba de contagios por COVID-19 en países donde creían ya dominada la pandemia. Es el caso del Reino Unido, donde motivó el 90% de los nuevos contagios, o el de Israel donde empezaron a aplicar una tercera dosis de Pfizer como refuerzo ante su propagación.

Argentina tuvo serios problemas en el inicio de la segunda ola para conseguir vacunas suficientes. Fue producto de una mezcla de impericia y falta de previsión ante el incumplimiento de los laboratorios AstraZeneca y Sputnik en enviar las dosis prometidas en el plazo estipulado. Recién a partir de mayo, y especialmente en el último mes, se aceleró la llegada de vacunas al país.

Hoy el Gobierno anuncia con bombos y platillo el arribo de nuevas vacunas cada semana. Y el presidente Alberto Fernández aseguró que “después de septiembre” se va a “terminar la vacunación de todos” y la ciudadanía va a poder “disfrutar de una linda primavera y un lindo verano en Argentina”. Sin embargo, pese a los augurios presidenciales, el ritmo de vacunación no adquirió en forma constante la velocidad recomendada, pese a haber mucha mayor disponibilidad de dosis.

Esta situación es aún más marcada en el caso de las segundas aplicaciones, pese a haber stock disponible de vacunas. Con los últimos datos abiertos publicados por el Ministerio de Salud correspondientes al jueves pasado, había 5.583.376 dosis sin aplicar. Se trata de un stock similar al que hubo durante toda la semana, por lo que llama la atención por qué no aumentó el ritmo de vacunación.

De las 36.291.730 dosis que aterrizaron en Ezeiza, al cierre de esta nota, figuran como aplicadas 21.589.098 primeras dosis y sólo 5.276.515 de la segunda.

El total de vacunas arribadas incluye las 768.000 dosis de Sinopharm que llegaron ayer en el sexto viaje de los 10 viajes previstos hasta julio, hasta completar las 8 millones de dosis del contrato suscripto con el China National Pharmaceutical Group Corp. La cifra global también incluye los 3,5 millones de dosis de Moderna que llegaron anoche en dos envíos, como una donación de Estados Unidos.

Esto implica que, hoy, el 47,13% de la población total de Argentina tiene la primera dosis, pero solo el 11,52% el esquema completo. O dicho de otra manera, por cada 4 vacunados con la primera dosis, hay uno solo vacunado con las dos.

Con estos valores, Argentina es el tercer país del mundo con mayor porcentaje de población – el 35% – con segundas dosis pendientes, detrás de Arabia Saudita con el 44%, y Finlandia con el 38%.

El Gobierno prefiere difundir otro porcentaje de población vacunada -el 60% con una dosis-, tomando en cuenta solo la población mayor de 18 años, que es de 33,8 millones, según datos del Registro Nacional de las Personas (RENAPER). Sin embargo, reconoce por lo bajo que hay una deuda pendiente con la segundas dosis.

Esta semana, la gestión de Alberto Fernández tuvo que enfrentar que se llegara a los 100.000 muertos, en medio de las críticas de la oposición y sectores de la sociedad por la forma en que se manejó la cuarentena de casi 9 meses el año pasado, y la demora en cerrar acuerdos de vacunas con laboratorios norteamericanos, en especial, con Pfizer, que en julio del 2020 había ofrecido 13 millones de vacunas a precio bonificado.

Según los últimos números oficiales de ayer, suman 101.158 los muertos por COVID en el país, de los cuales más de la mitad – 54.592 – se registraron luego de que comenzara el operativo de vacunación a principios de este año. La inoculación no previene los contagios, pero sí reduce sensiblemente la mortalidad.

El ritmo de aplicación

Uno de los cuestionamientos que hacen los expertos es que el ritmo de la inmunización no aumenta en la proporción deseada ahora que hay vacunas.

Recién el 7 de julio pasado se registró un pico en inoculación, cuando se aplicaron 539.207 dosis en una jornada, de las cuales apenas 161.258 fueron segundas dosis, según los últimos datos del Ministerio de Salud de Nación.

Pero ese valor no se mantuvo en los días posteriores. En los últimos siete días, el promedio fue de 351.899 dosis cada 24 horas: 307.789 primeras aplicaciones y 44.110 de la segunda.

Con los datos al día de ayer, a nivel nacional, la aplicación de dosis (sumando la primera y la segunda), bajó el 10% en los últimos 7 días comparados con los 7 días previos. Ahora, si se analiza sólo la aplicación de primera dosis, para el mismo período, se registró un aumento del 5%, mientras que las aplicaciones de segundas dosis bajaron un 55%.

Segundas dosis por tipo de vacuna

De las más de 16 millones de personas que esperan completar su vacunación, 6.852.108 aguardan la segunda dosis de la Sputnik V. Sin embargo, según los datos oficiales al jueves último, aún había en stock 707.928 del primer componente de la vacuna rusa, y 677.526 del segundo, que es diferente del primero. Su producción está demorada en Rusia, que ya admitió que no iba a poder cumplir con las entregas prometidas.

Este jueves, el Instituto Gamaleya dio la aprobación al primer lote de vacunas Sputnik V producidas por Richmond en Argentina. Se trata de 140.625 dosis del componente 1. Según explicó Marcelo Figueiras, presidente del laboratorio, hasta el momento se han fabricado 1.300.000 dosis del componente 1 y 1.010.000 dosis del componente 2. La aprobación es para el primer lote del componente 1. No obstante, aclaró que luego “se van a ir liberando todo el resto que está a disposición del Ministerio de Salud en el operador logístico”.

Otras 6.186.825 personas están a la espera de la segunda dosis de AstraZeneca, vacuna de la que aún había al jueves sin aplicar 483.905 dosis. Hay además, 637.414 que recibieron la primera dosis de Covishield, y como no ingresaron más de esta vacuna fabricada en India, recibieron la segunda dosis de AstraZeneca, ya que tiene la misma fórmula.

En tanto, 2.445.989 personas esperan la segunda aplicación de Sinopharm, una cifra inferior al stock de 3.714.017 dosis de esta vacuna china que figuraban como disponibles en el sitio de datos del Ministerio de Salud de la Nación.

Porcentaje de efectividad

Según informó el Ministerio de Salud, con las dos dosis, la Sputnik V alcanza un 93,3% de efectividad, mientras que con una sola, ésta se reduce a un 74%. Con dos dosis de AstraZeneca, la inmunidad asciende al 88,8%, contra el 79,5% que brinda una sola aplicación; y con la Sinopharm, 84% cuando se completa el esquema vacunatorio, contra una efectividad del 61,6% con una sola dosis. Estas tres vacunas son las que hasta ahora se aplicaron en el país.

Si bien todavía no hay datos ni evidencias sobre la combinación de vacunas, la Ciudad y la provincia convocaron a voluntarios para estudiar los efectos en la inmunización cuando se utilizan vacunas distintas en la primera y segundas dosis.

Esta semana se publicó en el New England Journal of Medicine, que las vacunas de AstraZeneca y Moderna pueden combinarse. Este estudio se suma a la única otra combinación de vacunas científicamente estudiada y también publicada, la de AstraZeneca con la de Pfizer.

Plazo vencido

El Gobierno decidió acortar el intervalo mínimo de 90 días que había establecido en marzo entre la aplicación de la primera y segunda dosis, ante la falta de vacunas en los primeros meses del año.

El 1 de julio lo redujo a ocho semanas para las vacunas basadas en plataformas de vectores virales (como la Sputnik y de AstraZeneca) y a cuatro semanas para las vacunas desarrolladas con virus inactivado como la de Sinopharm).

Esto implica que hay 3.368.013 personas con la primera dosis de la Sputnik, y otras 179.716 con la de AstraZeneca, que ya cumplieron 56 días desde la primera aplicación.

En cuanto a la de Sinopharm, suman 141.429 residentes en el país los que ya llevan un mes desde su primera aplicación, y aún no recibieron la segunda dosis.

O sea que en total, suman 3.689.158 los que ya tienen el plazo vencido para la aplicación de la segunda dosis, según el cálculo de la Unidad de Datos de Infobae.

Si bien las autoridades y expertos admiten que las vacunas “no vencen”, la segunda dosis aumenta la inmunidad y la prolonga en el tiempo.

La situación en las provincias

Este gráfico muestra la evolución de aplicación de 2das. dosis por provincia, con datos del porcentaje de población vacunada, según el dataset del Ministerio de Salud de la Nación al 15 de julio.

Las jurisdicciones que más segundas dosis aplicaron son La Pampa y la Ciudad de Buenos Aires, con 16% de su población total vacunada.

Le siguen San Luis, Neuquén y Río Negro con el 14%; La Rioja, Jujuy y Tierra del Fuego con el 13%; Corrientes, Catamarca y Santa Cruz con el 12%; San Juan, Entre Ríos, Tucumán, Santa Fe, Chubut, Santiago del Estero, Buenos Aires y Córdoba con el 11%, en línea con la media nacional.

La que menos segundas dosis aplicó fue Formosa, con el 8%.

¿Cómo se procesó la información?

La Unidad de Datos de Infobae lleva un registro de los arribos de vacunas conforme su procedencia y tipo. En el caso de la vacuna rusa, se discrimina por tipo de dosis: 1 y 2. Con estos datos y seguimiento de las dosis aplicadas, podemos establecer el stock que Nación dispone de cada tipo de dosis. Por otro lado, el Ministerio de Salud de la Nación actualiza diariamente una base de datos en la que comparte información sobre cada dosis aplicada. Con esta información se calculó la cantidad de segundas dosis pendientes. Para el cálculo de dosis vencidas se consideró una ventana de 56 días (8 semanas) para las vacunas Sputnik y Astrazeneca. Y de 28 días (4 semanas) para el caso de Sinopharm.

Si desea visualizar y/o descargar la hoja de cálculo con sus respectivas pestañas, siga este enlace.

Visualizaciones: Daniela Czibener