¿Llegará el esperado “segundo semestre?: los empresarios prevén una muy leve mejora en la situación económica del segundo semestre del año, aunque todavía aparecen muy preocupados por la inflación, el nivel del dólar y la creciente presión tributaria.

Así lo refleja la Encuesta de Expectativas de Ejecutivos de IDEA difundida hoy, que realizó D’Alessio Irol entre 250 ejecutivos de diferentes sectores de la economía, que parecen coincidir en sus respuestas en que tal vez se tocó el piso de la crisis -al menos en el corto plazo- y esperan (o desean) un tenue repunte.

Respecto del primer semestre del 2021, el 12% de los consultados dijo que fue mejor que lo previsto y 69% fue peor; en cuanto al próximo semestre, se ve algo de mejora: 14% mejor versus 64% peor; los servicios son los que reflejan la peor opinión. Esta muy leve mejora, se refleja en cuanto a la expectativa de las ventas, pero no en cuanto a la posibilidad de aumentar el empleo, que sigue en el terreno negativo, aunque menos profundo que meses atrás. En el mismo sentido se observa en el nivel de rentabilidad, que sigue ubicada en un profundo rojo.

La evolución de la situación económica, según los empresarios encuestados por IDEALa evolución de la situación económica, según los empresarios encuestados por IDEA

Los ejecutivos consultados sostienen una percepción desfavorable de la situación económica nacional del pasado semestre y no visualizan una pronta mejora. Un 14% confía en una tendencia hacia la prosperidad para el próximo período”, se indicó en el sondeo.

Cuando se les preguntó por los factores negativos, mencionaron la inflación, incertidumbre, dólar, la presión tributaria, el cierre de la economía y el aumento del gasto público.

Eduardo D’Alessio  admitió que las elecciones generan más incertidumbre
Eduardo D’Alessio admitió que las elecciones generan más incertidumbre

Eduardo D’Alessio de IROL explicó que los principales factores para aumentar la competitividad son una reforma impositiva, la baja de la inflación, el buen funcionamiento de las instituciones y la justicia y la reforma laboral, al igual que en las encuestas previas. Se observaron respuestas similares cuando se les preguntó cuáles son los elementos necesarios para aumentar la inversión: estabilidad institucional, reforma impositiva y de las leyes laborales.

“La profundidad de la crisis fue la prevista, pero existen indicios de mejora: cuatro de cada 10 entrevistados esperan alguna evolución positiva en sus ventas, que parecen haber llegado a un piso”, explicó.

La profundidad de la crisis fue la prevista, pero existen indicios de mejora: cuatro de cada 10 entrevistados esperan alguna evolución positiva en sus ventas, que parecen haber llegado a un piso

En cuanto a la clave para contratar más empleados, básicamente señalaron la necesidad de facilitar el régimen de ingreso al mercado laboral.

Ante una consulta de Infobae, el experto admitió que el incipiente proceso electoral influye sobre el ánimo de los empresarios. Además, destacó que el proceso de aumento de la digitalización es una decisión que se observa en casi todas las empresas, al igual que el cambio de régimen laboral, con el teletrabajo como paradigma más allá de la pandemia.

En tanto, el economista Santiago Bulat aclaró que claramente hay una fuerte disociación entre los sectores de servicios más golpeados por la pandemia y los transables ligados a la exportación, que ya muestran un ánimo similar al que había antes de esta fuerte crisis sanitaria global, que, por supuesto, tampoco era bueno por la recesión ya instalada.

Si bien la inflación apareció como uno de los principales motivos de preocupación entre los empresarios, por la naturaleza del sondeo no hubo detalles sobre el temor a que este proceso se pueda acelerar luego de las elecciones, como han señalado numerosos economistas, en base a los controles de corto plazo que efectúa el Gobierno para llegar con la mayor tranquilidad posible al día de los comicios de medio término.