El Índice de Precios al Consumidor del Gran Resistencia, que mide la evolución de los precios para el aglomerado chaqueño, creció en junio 2021 un 3,8% y llegó al 57,7% interanual. Si bien los datos de IPC nacional y de la región del NEA serán dados a conocer este jueves 15 de julio por el INDEC, las proyecciones indican que estarán por debajo de dicha suba, por lo cual el problema inflacionario en el Chaco es aún más fuerte que los otros niveles.

Según un informe de la consultora Politikon Chaco, en base a datos de la Dirección de Estadística de la provincia del Chaco, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al Gran Resistencia del mes de junio 2021 registró un incremento del 3,8%, superior al 2,7% del mes pasado. A su vez, el IPC nacional que difunde INDEC para junio se conocerá el jueves 15, pero las estimaciones dan un máximo de 3,5%, por lo cual, el IPC del Gran Resistencia muestra un crecimiento aún mayor que el nivel nacional.

Además, en términos interanuales (es decir, comparando junio de 2021 contra mismo mes de 2020), la inflación del Gran Resistencia se sitúa en torno al 57,7% de incremento de precios. De cumplirse las proyecciones, estamos hablando de una diferencia sustancial con la suba interanual del IPC nacional (quedaría en 50,7%) y también del NEA (cuya estimación ronda el 52,7%).

Para tomar dimensión de esta diferencia: para que el IPC nacional interanual se sitúa en la misma línea que el IPC Gran Resistencia, tiene que tener una suba del 8,3% en junio, algo absolutamente improbable. A su vez, para que el IPC NEA interanual igual al chaqueño, debería crecer en junio un 6,9%, también improbable.

En el único indicador donde el IPC chaqueño aún muestra niveles inferiores es en el acumulado 2021, que a junio muestra un alza del 24,3%, y está empardada con el NEA (según proyección de junio) y algo inferior al nacional (que marcaría 25,7% en junio).

Aún así, la problemática inflacionaria en el Gran Resistencia está muy marcada, y complica el poder adquisitivo de los hogares, en un aglomerado además que cuenta con más de la mitad de su población en condición de pobreza, según los datos del INDEC del segundo semestre del 2020.

Ya en el año 2020, el IPC del Gran Resistencia terminó por encima de los otros niveles: marcó un alza de precios en el año del 46,8%, contra el 42,2% de la región del NEA y el 36,1% del total país. Es decir, estuvo diez puntos porcentuales por encima de la inflación nacional medida por el INDEC. Esto se diferencia de lo que ocurrió en 2019, cuando el alza de precios chaqueño fue del 51,3% ubicándose por debajo de las otras referencias.

El trayecto de la inflación chaqueña preocupa: entre julio y septiembre del pasado año tuvo un proceso de desaceleración, pero volvió a tomar vuelo y para febrero 2021 ya había vuelto a superar los 50% en la comparación interanual, algo que no experimentaba desde febrero, pero de 2020. Si bien marzo registró una leve disminución (49,3%), a partir de allí comenzó a crecer de manera importante: entre ese mes y el de junio, creció 8 puntos porcentuales.

De hecho, hay un dato que agrava todavía más la situación: el 57,7% de inflación interanual de junio 2021 para el Gran Resistencia es el registro más alto de 2017 a la fecha para el aglomerado chaqueño.

Como se observa en el cuadro supra, el IPC del Gran Resistencia estuvo durante varios meses en niveles inferiores de alza que el IPC nacional y el IPC NEA, pero en el último tramo del 2020 y en lo que va de este 2021 se posicionó por encima, y ampliaría aún más la brecha en junio, en caso de verificarse las proyecciones de junio. En este punto en particular, debe destacarse que las proyecciones utilizadas aquí de los IPC nacionales y de la región del NEA son estimaciones de máxima, por lo cual, tener un incremento algo más leve haría todavía más grande la brecha con el IPC chaqueño.

 

(Los gráficos de este informe pueden encontrarlos en el documento adjunto, o en nuestra página web, ingresando aquí)

Consultora Politikon Chaco