HomeMundoPutin anuncia que se retira de la frontera, pero se prepara para...

Putin anuncia que se retira de la frontera, pero se prepara para reconocer a los separatistas rusos en Ucrania

 Rusia comenzó a replegar parte de sus tropas estacionadas en la frontera con Ucrania, todo un gesto para calmar los ánimos de Estados Unidos y sus aliados europeos. Pero el anuncio del Ministerio de Defensa fue matizado con una aclaración sobre la continuidad de las maniobras militares en territorio ruso y una decisión de la Duma de reconocer la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk en Ucrania.

Sin embargo, los movimientos del Kremlin fueron recibidos con escepticismo por parte de la OTAN, cuyo secretario general, Jens Stoltenberg, aseguró que no basta con retirar unos pocos soldados. Moscú debe remover el equipamiento y artillería de la frontera si quiere ser creíble para sus rivales. El ministro ucraniano de Exteriores, Dimitro Kuleba, tampoco confía en los anuncios del Kremlin.

Para Xavier Peytibi, politólogo por la Universidad Autónoma de Barcelona y experto en el Cáucaso, la última jugada de Rusia puede tratarse de “un repliegue real o una estrategia ante su ciudadanía para poder decir que ellos lo intentaron e hicieron gestos de buena voluntad”.

Una primera opción sería un gesto de distensión y una oportunidad que los aliados de Ucrania no deberían desaprovechar. Una segunda opción es que forme parte de algún acuerdo ya alcanzado para quitar dramatismo inmediato a la situación y poder dialogar.

“En cualquier caso, una primera opción sería un gesto de distensión y una oportunidad que los aliados de Ucrania no deberían desaprovechar. Una segunda opción es que forme parte de algún acuerdo ya alcanzado para quitar dramatismo inmediato a la situación y poder dialogar”, explica a LPO.

En ese caso, el repliegue de tropas rusas “debería ir seguido de un repliegue inmediato de tropas occidentales en países del este de Europa”. “Aunque parece que la verdadera podría ser una tercera opción, es decir, un repliegue de tropas para mostrar que no quiere conflicto a la vez que reconoce la independencia de Donetsk y Lugansk, que puede generar un conflicto”, continúa Peytibi.

El secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, habla a la prensa este martes en la sede de la alianza de Bruselas.

Pero la alarma occidental que denuncia el Kremlin se potenció en las últimas horas con la información de los diarios británicos The Sun y The Mirror, que aseguran que Rusia invadirá Ucrania mañana miércoles a las tres de la madrugada. El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, tildó estas afirmaciones de “una campaña informativa sin precedentes para azuzar la tensión en Europa”. Los funcionarios rusos dejaron claro que no esperan otra cosa de la prensa conservadora de Reino Unido, uno de los países más hostiles hacia Moscú.

Pese a la fría respuesta de la OTAN y Ucrania, el gobierno de Emmanuel Macron recibió con optimismo la retirada parcial de tropas rusas, una jugada que el presidente francés quiere mostrar como parte de su reciente mediación que incluyó un cita con Putin en el Kremlin. La noticia coincide también con el encuentro cara a cara entre Putin y el canciller alemán Olaf Scholz de este martes. Con todo, es probable que las potenciales sanciones estadounidenses hayan disuadido más al Kremlin que los buenos oficios de Francia y Alemania.

Es probable que las potenciales sanciones estadounidenses hayan disuadido más al Kremlin que los buenos oficios de los líderes de Francia y Alemania.

Como en la gran mayoría de crisis, la Unión Europea llega tarde y, aunque en esta ocasión ha llegado unida, no ha tenido un papel fundamental si lo comparamos con el propio papel individual de algunos países. Francia, con Macron en plena vorágine electoral, ha tenido protagonismo, al igual que Scholz, que debe marcar posición ante su ciudadanía, especialmente después de la pérdida del símbolo político que era Merkel ante el mundo y ante los alemanes”, apunta el experto en relaciones internacionales y consultor de Ideograma.

Tanques rusos se retiraban este martes de la frontera con Ucrania.

Rusia prometió revisar cualquier cuestión relativa a la seguridad regional si Ucrania abandona la pretensión de integrarse a la OTAN. Pero Kiev insiste con formar parte de la alianza atlántica, algo improbable si se tiene en cuenta que París y Berlín no están muy entusiasmados con esta posibilidad y que ni siquiera la totalidad de los miembros de la OTAN se mostraron dispuestos a asistir militarmente a las fuerzas ucranianas. El problema es que el alivio que puede generar el retiro de las tropas rusas podría verse opacado por el reconocimiento de los separatistas rusos del Donbás, en el este de Ucrania. Una posibilidad que el Kremlin empujó impulsando este mismo martes en la Duma (Parlamento ruso) un proyecto que reclama ese reconocimiento.

En tal caso, la tensión aumentaría -y quedaría anulada la implicancia del repliegue ruso- y la integridad territorial de Ucrania se vería seriamente afectada. “Ucrania la gran víctima”, dice Peytibi.

“Zelenski no solo debe comunicar tranquilidad a su población, sino también pensar en el día después: inversiones, marca país, economía, paz y tranquilidad. Pacificar su lenguaje también evita aumentar la controversia con Rusia o la propia población rusófona de Ucrania, y denota que puede llegar a acuerdos o, al menos, que está dispuesto a hablar”, sostiene.

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MIRA LO QUE PERDISTE