Hasta 775 mil pesos. Hace algunos años (no muchos), era el precio de un 0 km “base”. Hoy es lo que piden por un nuevo Iphone 13 Pro Max 1 Tb (es la versión tope de gama del teléfono) en los principales sitios de compra y venta online del país. El valor oficial de este modelo en los Estados Unidos es de 1.500 dólares, pero a la Argentina llega muy inflado.

“¿¡Casi ochocientos mil pesos!? Con esa plata me compro un…”, fue el tópico que surgió en la redacción de TN Autos no bien supimos del precio del nuevo teléfono inteligente de la firma norteamericana. Y enseguida comenzamos a buscar (también en Internet) modelos usados por esa cifra, aunque está claro que la persona que está en condiciones económicas de invertir ese monto por un celular no tiene pensado comprar un vehículo de segunda mano. O sí, pero no dentro de estos valores.

La cuestión es que nos metimos en un berenjenalHay de todo disponible por esos precios. De todo, de verdad: desde un Peugeot 505 de 1988 hasta un Citroën C4 de 2011, pasando por un Toyota Corolla de 1996. A continuación, algunas de las ofertas destacadas:

  • Nissan Tiida 2008 (136.000 km): $755.000
  • Peugeot 207 2010 (73.000 km): $770.000
  • Volkswagen Gol Country 2009 (165.000 km): $700.000
  • Ford Fiesta 2009 (240.000 km): $750.000
  • Renault Mégane II 2007 (145.000 km): $730.000
  • Suzuki Fun 2010 (130.000 km): $700.000
  • Ford Focus II 2009 (117.000 km): $740.000
  • Honda Fit 2006 (113.000 km): $750.000
  • Fiat Idea 2007 (119.000 km): $769.900
  • Volkswagen Bora 2006 (183.000 km): $760.000

Ojo: no solo hay autos de gama baja a la venta por esos valores. Al que no le moleste ir un poquito más atrás con el año de fabricación, puede negociar un Mercedes-Benz Clase C de 1996 y con 238.000 kilómetros recorridos por 750 mil pesos, o un Volvo V40 de 2004 y con 195.000 kilómetros por el mismo valor.

Qué auto usado te podés comprar con lo que vale un iPhone 13 en la Argentina

Recientemente, un relevamiento de este medio detectó que para comprar un auto usado con pocos años de antigüedad y bajo kilometraje se necesita la misma cantidad de dinero o más que para comprar exactamente el mismo modelo 0 km.

Que un vehículo estrenado valga igual o más que uno a estrenar se explica principalmente en la falta de stock que sufren los concesionarios de autos 0 km. Como no hay disponibilidad de unidades nuevas para quienes quieren un auto con entrega cercana a la compra, crece la demanda de usados y se disparan sus precios.