Cuando el Barcelona terminó la relación con Audi como proveedor oficial de los autos de sus jugadores, e inició una con Seat, Lionel Messi no se quería bajar del impresionante RS 6 Avant Performance que había elegido en 2017, un vehículo con carrocería familiar pero construido para dar cátedra en la pista.

Lio lo logró: siguió manejando autos de la marca alemana mientras sus compañeros se tuvieron que “conformar” con elegir un Cupra, una marca nueva que se desprendió de Seat (y que toma sus modelos como base). Messi, en cambio, se mantuvo hasta sus últimos días en el Barcelona en un Audi SQ7, una bestia todoterreno con motor V8 4.0 litros biturbo diésel de 435 caballos de potencia.

A la reciente incorporación del Paris Saint-Germain (PSG) se le conocen muchos autos y muy buenos, aunque nunca demasiado extravagantes para lo que se suele ver en futbolistas estrellas. Por eso la gran pregunta de los fierreros ahora es: ¿qué auto usará La Pulga en París?

Otro Audi que tuvo Lio fue el A7. Foto: FC Barcelona.

Si bien el PSG tiene un acuerdo con Renault, el mismo no aplica para los jugadores. Estos no andan en modelos de la marca del rombo, que en cambio quedan reservados para el personal técnico. ¿Se imaginan a Kylian Mbappé en un Twingo? ¿Y a Messi?

Los jugadores del PSG se mueven en marcas de lujo como Mercedes-Benz, Lamborghini, Bentley, Audi, BMW, Ferrari y Land Rover. Di María, por ejemplo, acelera un Rolls-Royce Cullinan, el primer SUV en la historia de la marca británica y uno -sino el más- de los más lujosos del mundo. Tiene un motor naftero V12 de 6,7 litros, 571 CV y un precio de 300 000 euros.

Otro que destaca es Leandro Paredes, que posee una Ferrari 488 Pista, una versión más “picante” del modelo convencional. Lleva un motor V8 3.8 biturbo de 710 caballos de potencia y caja automática secuencial de siete velocidades.

Cuando el Barcelona firmó con Cupra, Lio prefirió quedarse con Audi. Foto: FC Barcelona.

No es el único de los nuevos compañeros de Messi en Ferrari. El brasileño Marquinhos (Marcos Aoás Corrêa) se compró una 458 Italia, un auto que posee uno de los últimos motores V8 aspirados (sin turbo) de la marca italiana y 570 CV. Sin embargo, dijo que la usa poco porque le aburre manejar…

En relación a la movilidad de La Pulga, las opciones son dos. Una, que en sintonía con la nueva era que se abre en su carrera se compre un (otro) auto, y en ese caso seguramente se verá rápidamente en las redes sociales. Y la otra que se lleve alguno de los que posee en Barcelona.

Los autos de Messi

Lio no llama tanto la atención a la hora de elegir sus autos. Lo demostró con los últimos que utilizó en la ciudad catalana, donde siempre priorizó espacio y funcionalidad a un vehículo exclusivamente súper deportivo (como sería un biplaza). Son ejemplos la rural RS 6 Avant Performance y el SQ7: ambos son bestias poderosas y deportivas, pero con un margen de versatilidad.

En el caso de la RS6, su motor es un V8 biturbo de 4,0 litros, 605 caballos de fuerza y 750 Nm de torque máximo. ¡Una animalada! Ya en su faceta más convencional, Messi pasó por la butaca de un A7, un sedán de cuatro puertas que se adapta bien a la vida familiar (premium, claro).

Cuando estuvo a punto de subirse a un auto más generalista, no lo hizo. Fue en enero pasado cuando los jugadores del Barcelona fueron a elegir sus Cupra, y Leo estaba en Argentina de vacaciones. No asistió ese día pero tampoco a otros anteriores vinculados al mismo acuerdo con la automotriz, en lo que fue leído como un distanciamiento del club.

Un Pagani Zonda como el de Messi, un súper deportivo fabricado por un argentino.

Ese día los jugadores eligieron entre los modelos Formentor y Ateca. Con el primero se quedaron Gerard Piqué, Miralem Pjanic, Sergiño Dest, Pedri, Ronald Araujo, Martin Braithwaite, Francisco Trincao, Riqui Puig y Óscar Mingueza, entre otros. Con el segundo, Clément Lenglet y Junior Firpo.

El auto más llamativo que tuvo Messi es, por lejos, un Pagani Zonda, un súper deportivo fabricado en Italia por el argentino Horacio Pagani. Es un modelo que -en diferente configuración- tiene en su cochera, por ejemplo, el múltiple campeón del mundo de F1 Lewis Hamilton. Tiene un motor V12 AMG y como este auto no se fabrica más su precio (de varios millones de dólares) está en ascenso.

La Pulga también tuvo un Cadillac Escalade, un enorme SUV yanqui.

Uno de los “fierros” que más manejó Messi es un Maserati Gran Turismo MC Stradale, un sedán deportivo de lujo con motor V8 de 4,7 litros y 450 CV, que le permiten superar los 300 km/h de velocidad final. También tuvo una Ferrari F430, un Mercedes-Benz SLS y una Land Rover Range Rover, entre otros.

Además, el rosarino supo andar en un Cadillac Escalade, un “monstruo” estadounidense con motor V8, múltiples filas de asientos y espacio para transportar personas y objetos con total comodidad. Una rareza en Europa y un gusto que Lio supo darse.

¿En qué andará por las calles de París?

El Audi RS6 Avant que tuvo en Barcelona, uno de los autos preferidos de Lio. Foto: FC Barcelona.