En la Plaza 25 de Mayo se hizo un acto, respetando todos los protocolos sanitarios vigentes, para rememorar la Revolución Francesa, proceso histórico del cual se establecieron las ideas de igualdad, libertad y fraternidad para promulgar los derechos del hombre y abolir la monarquía, y dieron como resultado la creación de la república francesa.

El mismo contó con el apoyo y acompañamiento de Resistencia y fue organizado por la Alianza Francesa de Resistencia junto a la Asociación Mutual “Alianza Francesa del Chaco”, y la Asociación de Profesores de Francés. Participaron también representantes de la parroquia San Francisco Javier.

El presidente del Concejo Municipal de Resistencia, Agustín Romero, participó en representación de Gustavo y sostuvo durante el encuentro: “Es un honor compartir un nuevo aniversario de la Revolución Francesa con la ciudadanía, ya que es importante mantener y fomentar la pluriculturalidad de la ciudad”. Y agregó: “La comunidad francesa nos heredó los valores de igualdad, libertad y solidaridad como base de la sociedad moderna y para la construcción de la República, que son principios que están vigentes y en discusión constante”.

En una misma sintonía, remarcó que “el trabajo de la Alianza Francesa mantiene en alto la bandera tricolor y sus colores son resignificados por sus actividades”, y amplió diciendo que “es fundamental conmemorar estos eventos porque da a conocer la identidad y la cultura que tiene Resistencia”.

La presidente de la Alianza Francesa de Resistencia, Esther Dellamea de Colcombet, agradeció a la Municipalidad por permitir la realización y participar del acto, y comentó que “cada 14 de julio es la fiesta nacional de Francia, donde los valores de igualdad, libertad y fraternidad son representados en todo el mundo y eso demuestra el sentido de pertenencia”, y añadió que “la capacidad de multiplicar los principios heredados de la Revolución Francesa va más allá de la distancia en el tiempo”.

Asimismo, explicó que, este año, en vez de hacer una ofrenda floral al pie del monumento del General San Martín se decidió entregar lo que denominó “flores de vida” y explicó que esto significa “donar ese dinero con el que se comprarían las mismas a la parroquia San Javier que tanto necesita para seguir ayudando a la comunidad”.