Electronic Arts, célebre por franquicias de videojuegos como Battlefield FIFA, fue víctima de un ataque informático que ha comprometido información confidencial de la compañía. En foros de piratería, hackers aseguran que robaron más de 780GB de datos del estudio de desarrollo estadounidense, que ya confirmó el hecho.

De acuerdo al sitio Vice, en esas comunidades clandestinas, los piratas muestran capturas de pantalla para revelar que se apoderaron del código fuente de FIFA 21, el conocido juego de fútbol de EA. Además, en el hurto también consiguieron herramientas del motor gráfico Frosbite, propiedad de esa firma, que da sustento a muchos juegos del desarrollador. Siguiendo a la fuente, los ciberdelincuentes están intentando vender los tesoros que se llevaron en el ataque.

Las consecuencias del ataque a EA

En este marco, surgen algunas preguntas entre los usuarios. Por ejemplo, si los datos de los jugadores se vieron involucrados en este hackeo. Además, si los videojuegos de la empresa presentarán dificultades. Desde la compañía de videogames, salieron al ruedo a confirmar la intrusión y a llevar tranquilidad a la comunidad de gamers.

“Estamos investigando un incidente reciente de intrusión en nuestra red en el que robaron una cantidad limitada de código fuente del juego y herramientas relacionadas. No se accedió a los datos de los jugadores y no tenemos motivos para creer que exista algún riesgo para su privacidad”, dijo un vocero de Electronic Arts. “Después del incidente, aplicamos mejoras de seguridad y no esperamos un impacto en nuestros juegos o nuestro negocio. Estamos trabajando activamente con funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y otros expertos como parte de esta investigación criminal en curso”, añadió.

Siguiendo el repaso del sitio Engadget, el patrón de FIFA 21 no es el único estudio de desarrollo que ha sido víctima de un ataque informático. Uno de los casos recientes es el de CD Projekt Red, que después del fallido lanzamiento del juego Cyberpunk 2077 fue presa de un ransomware. Hay más: el año pasado, Nintendo confirmó una brecha de seguridad e informó que 160.000 perfiles fueron hackeados. En la ocasión, los atacantes vulneraron nombres de usuarios y contraseñas y otros datos como fecha de nacimiento, dirección de email, nombres completos y países de residencia. Además, en algunos casos realizaron compras dentro de juegos, especialmente paVos, la moneda que se usa en Fortnite: Battle Royale de Epic Games.

Hace algunos meses, EA se vio envuelto en otro escándalo. En la ocasión, varios usuarios acusaron a un empleado del estudio de estar vendiendo artículos raros de FIFA 21 Ultimate Team a cambio de dinero real, en lo que sería una especie de “mercado negro” improvisado.