El Tribunal Oral Federal 4 determinó el decomiso de 61.130.860 dólares y 4.174.697 pesos por el delito de lavado de dinero en la causa conocida como “Ruta del Dinero K”, por la que este miércoles condenaron Lázaro Báez a 12 años de prisión. El fallo recae, además, sobre otras 22 personas, entre las que se encuentran los hijos del empresario.

El decomiso se ejecutará cuando la sentencia quede firme. Los montos de dinero que componen la suma total se corresponden con los diversos hechos de “lavado de activos agravado” que cometieron los condenados a través de la financiera SGI, conocida como “La Rosadita”. A Báez, además, le ordenaron pagar una multa de “ocho veces el monto de las operaciones”.

Tras iniciar el juicio en octubre de 2018, la Justicia leyó este miércoles el veredicto por videoconferencia y condenó a su hijo Martín Báez a 9 años de prisión, a Leandro (a 5 años), Luciana (a 3 años) y Melina (a 3 años), ya que aparecen como beneficiarios finales de las cuentas en Suiza por las que circuló el dinero lavado.

Además, la Justicia condenó al valijero Leonardo Fariña (cinco años, con una reducción de tres por su colaboración como arrepentido), al abogado Jorge Chueco (ocho años), al contador Daniel Pérez Gadín (ocho años), a Fabián Rossi (cinco años) y al financista Federico Elaskar (cuatro años). Por otro lado, absolvió a Eduardo César Larrea, Sebastián Pérez Gadín y Santiago Walter Carradore.

Al momento, el único de los más de 20 imputados que sigue preso es Martín Báez, a quien no le otorgaron la excarcelación porque la Justicia descubrió que movilizó varios millones de pesos desde una cuenta.

Lázaro Báez fue detenido por orden del juez federal Sebastián Casanello el 5 de abril de 2016, cuando aterrizó en el aeropuerto de San Fernando proveniente de Santa Cruz, ante la sospecha de que podía fugarse. Estuvo en prisión preventiva en la cárcel de Ezeiza, hasta que en septiembre de 2020 la Justicia le otorgó la domiciliaria.

El empresario patagónico, dueño del Grupo Austral, es el principal apuntado en la causa por la ruta del dinero K, acusado de llevar adelante maniobras de sobreprecios en la adjudicación de licitaciones públicas a favor de sus firmas y de lavar dinero entre 2010 y 2013, a través de una financiera.

Esta causa judicial tiene implicancia política porque, en paralelo, se está juzgando a Báez en el juicio por corrupción en la obra pública, en el cual se investiga si Cristina Kirchner, por entonces presidenta, benefició al empresario con la adjudicación de las licitaciones.

Según pudo saber TN.com.arCristina Kirchner, que está a cargo del Ejecutivo por el viaje de Alberto Fernández a México, recibió la noticia en Santa Cruz, la misma provincia que vio nacer el emporio de empresas de Báez, el hombre que se definió en varias oportunidades como un “amigo” de Néstor Kirchner.

En estos últimos días, la exmandataria cultivó un extremo bajo perfil: no habló del escándalo de las vacunas VIP y le ordenó a buena parte de sus dirigentes más estrechos que no se refieran a la cuestión. Ahora, su entorno le resta importancia a la condena de Báez e intentan separarla del asunto.