El McLaren MP4/1B-6 (M10) original de Fórmula 1 con el que corrió Niki Lauda en la temporada de 1982 está a la venta. Y el anunciante dice que “se ofrece listo para competir, recién salido de un track day en la pista”. No se informó el precio, pero es un hecho que será elevado: se trata de un auto que cambió la historia de la Máxima para siempre.

Además de ser el primer McLaren que Lauda manejó en la Fórmula 1, es el primer monoplaza de la categoría que recurrió a un chasis de fibra de carbono, una tecnología que luego se popularizó y se sostuvo hasta el día de hoy. Todos los autos de la temporada actual la utilizan.

El vehículo fue diseñado y desarrollado por John Barnard, un famoso ingeniero de la categoría cuyo objetivo era construir un chasis estrecho que permita aprovechar al máximo el efecto suelo. Tiempo después reconoció que recurrir a la fibra de carbono fue “más como confeccionar que como construir un auto”. En el proceso visitó British Aerospace, una empresa aeronáutica y de defensa británica, para observar cómo se aplicaba este material.

Así las cosas, el comprador de este vehículo no adquirirá únicamente un vehículo que fue conducido por uno de los mejores pilotos de la historia, sino también uno que surgió de una idea brillante. Su motor es un V8 Cosworth-Ford de 3.0 litros y aspiración natural.

Con Lauda al volante, este monoplaza consiguió la victoria en los Grandes Premios de Estados Unidos y Gran Bretaña en la temporada inicial, que estuvo marcada por varias retiradas y abandonos. Los años posteriores fueron mejores: sobre su base se desarrolló el auto con el que Lauda ganó el Campeonato de Pilotos en 1984 y con el que Alain Prost obtendría nuevas victorias en 1985 y 1986.

Niki Lauda murió el 20 de mayo de 2019 a sus 70 años y producto de diversos problemas de salud. Es considerado por el mundo del automovilismo como una verdadera leyenda, e indudablemente se ubica entre los mejores corredores de la historia.

En 1975, junto a la escudería Ferrari, obtuvo su primer Campeonato Mundial de Pilotos. En 1976, cuando se encaminaba hacia el bicampeonato, sufrió un accidente en el Gran Premio de Alemania (Nürburgring) del que salió gravemente herido, con quemaduras que lo dejaron al borde de la muerte. Tal es así que un sacerdote llegó a administrarle la extremaunción.

Increíblemente volvió a las pistas seis semanas después, cuando se corría el Gran Premio de Japón. Pese a llegar con chances reales de conseguir el campeonato, se retiró tras dos vueltas porque llovía mucho y lo consideró un hecho riesgoso. Perdió el título por un punto frente a James Hunt y el abandono le valió el quiebre de su buena relación con Ferrari, aunque en 1977 volvió a salir campeón.

En 1978 y 1979 corrió para el equipo Brabham sin demasiados éxitos y luego se retiró de la Fórmula 1 para dedicarse de lleno a la compañía de vuelos chárter que había fundado. En 1982, tras esa pausa, llegó a McLaren, equipo con el que se retiró de la Máxima como piloto en 1985. En 1993 volvería como asesor técnico de Ferrari (fue quien decidió incorporar a Michael Schumacher) y desde 2012 hasta 2018 fue asesor técnico y accionista del equipo Mercedes-AMG.

McLaren MP4/1B-6 (M10). Foto: Fiskens.
McLaren MP4/1B-6 (M10). Foto: Fiskens.
McLaren MP4/1B-6 (M10). Foto: Fiskens.
McLaren MP4/1B-6 (M10). Foto: Fiskens.
McLaren MP4/1B-6 (M10). Foto: Fiskens.