El rediseño de la Toyota Hilux GR Sport se presentará a fin de año. Al igual que las versiones convencionales, la pick up deportiva tendrá retoques mecánicos, de equipamiento y estéticos.

El debut de la nueva Hilux GR Sport será en Japón, en octubre. A diferencia del modelo anterior, que se vendía únicamente en Argentina, Brasil y algunos mercados de África del Sur, el rediseño de la pick up tendrá alcance global. Esto quiere decir que no sólo se venderá en América del Sur, sino también en Australia, Asia y Europa.

Los detalles del restyling todavía no fueron anunciados oficialmente, pero tomando como referencia los cambios de las Hilux “normales” se espera que cuente con retoques en los faros, los paragolpes y las llantas de aleación. Y el equipamiento sumaría una nueva central multimedia con compatibilidad Android Auto y Apple CarPlay.

En cuanto a la mecánicaaumentará la potencia del motor turbodiésel 2.8 litros de 177 a 204 caballos gracias a la incorporación de un turbo más grande, en el que las aspas de la turbina son un 25 por ciento mayores frente al modelo anterior. Ahora, además, el torque en las versiones automáticas llega a 500 Nm entre 1600 y 2800 rpm. Y en las manuales se mantiene en 420 Nm, pero ahora en un rango mayor de revoluciones, entre 1.400 y 3400 rpm.

El diferencial estructural con respecto al resto de la gama será la calibración exclusiva de las suspensiones para ofrecer un rendimiento especial fuera del asfalto.

La Hilux GR Sport actual está discontinuada

La nueva Hilux GR Sport llega a fin de año. Foto: Toyota.

En los concesionarios de la Argentina ya no se consiguen unidades de la Toyota Hilux GR Sport, la versión más deportiva de la pick up de producción nacional. El motivo: se agotaron las 400 unidades que inicialmente estaban previstas para el mercado local.

La primera Hilux GR Sport se puso a la venta en 2018 con el motor turbodiésel 2.8 litros de 177 caballos de potencia (en ese entonces), pero se renovó en 2019, cuando la GR Sport II incorporó una variante naftera V6 de 4.0 litros y 238 caballos de potencia. Se asociaba a una caja automática de seis marchas y la tracción a las cuatro ruedas con alta y baja, para mejorar el desempeño sobre terrenos complicados.

A esta particularidad mecánica sumó una puesta a punto especial de la suspensión, con el objetivo de mejorar la performance en caminos veloces de off road. Los amortiguadores eran nuevos, con una mayor dureza.