HomeEspectáculosSu pelea con Mr. T que arruinó la serie y la muerte...

Su pelea con Mr. T que arruinó la serie y la muerte que pocos lamentaron: George Peppard, el actor odiado por sus compañeros de Brigada A

Las aventuras de un equipo de héroes marginales -exintegrantes del Ejército estadounidense que son encarcelados por un delito que no cometieron, y al escapar, se ganan la vida resolviendo casos contra criminales- duraron apenas cuatro años, desde 1983 a 1987. Pero alcanzaron para hacer de Brigada A una de las series más recordadas.

Mario Baracus (Mr T) era el fornido que se ponía el grupo al hombro cuando la situación requería de fuerza. El seductor Templeton Peck (Dirk Benedict) era capaz de conseguir hasta lo imposible cuando la misión así lo requería. Cómo olvidarse de Murdock (Dwight Shultz), el experto piloto que lograba sacar a sus amigos de las situaciones más complejas. Y no hay que pasar por alto a quien la historia intentó quitar del éxito: la periodista Amy Allen (Melinda Culeo), la única mujer de la brigada.

A este grupo le falta el eslabón principal: el coronel Hannibal Smith. El jefe, el el que diagramaba cada paso que daba la banda de exmilitares. Este personaje fue interpretado por George Peppard. En pantalla se presentaba como el más bonachón del grupo, casi como ese abuelo amble y de buen carácter. Eso fue lo que se intentó trasmitir al público, en un guion que pretendía, en su esencia, sacar a la luz las consecuencias de la guerra de Vietnam.

George Peppard, de jovenGeorge Peppard, de joven

Sin embargo, esa orquesta perfecta no sonaba de la misma manera cuando las cámaras se apagaban. Con los años se fueron conociendo detalles de lo que ocurría en los rodajes, y quien quedó en el ojo de la tormenta fue Peppard. Por entonces era una de las grandes figuras que tenía el cine, una verdadera estrella en los 60 -gracias a sus protagónicos en Breakfast al Tiffany’sLa Conquista del Oeste Los insaciables, entre otros- que, como suele suceder, intentó ubicarse varios escalones por encima del resto del elenco. Y esto provocó rispideces.

Como quien dice, George sacaba chapa de su historial. Para colmo, no se preocupaba por hacer nuevas amistades, no le interesaba agradar al elenco, y lo hacía saber. De esto habló allá por el 2004 Dwight Shultz, cuando los fanáticos le preguntaron por sus compañeros en ese memorable proyecto. Cuando le tocó el turno de hablar de Peppard, indicó: “Fue un profesional extraordinario. El primer día en el que entré al set de Brigada A, fui al salón de maquillaje y me dio la mano: ‘Soy George Peppard y no soy un hombre muy agradable’, me dijo”.

George Peppard y Sophia Loren en Operación Crossbow, filme que se estrenó en 1965 (Foto: FilmPublicityArchive/United Archives via Getty Images)George Peppard y Sophia Loren en Operación Crossbow, filme que se estrenó en 1965 (Foto: FilmPublicityArchive/United Archives via Getty Images)

Era muy competitivo y una estrella de cine. A veces, las estrellas de cine creen que todos viven como ellos”, agregó Murdock, y enseguida comentó que la letra en cada escena dependía de Peppard: había que adaptarse a sus ganas o a lo que estuviera dispuesto a hacer. “Si no le gustaba una parte del guión, lo marcaba bien temprano y anticipaba: ‘Esto es lo único que voy a decir’. Y obviamente tus líneas dependían íntegramente de lo que él decidía en esa página”, explicó su excompañero.

VER TAMBIÉN: Qué fue de la vida de Melinda Culea, la actriz de Brigada A que un compañero hizo echar por sexismo

Los encontronazos más fuertes del actor fueron con Mr T. En lo más alto en lo que tiene que ver con la audiencia, los celos florecieron entre ellos. ¿El motivo? La popularidad de Mario Baracus entre los adolescentes fue una ola que tapó a todos. Y por supuesto, quien peor lo tomó fue Peppard. Su decisión fue reducir su jornada laboral. Eran de 14 horas, y en un momento, arbitrariamente, el actor decidió cortar su trabajo a las 5 de la tarde. Baracus se acercó a la producción y les manifestó que todos eran pares y, que si George se iba a esa hora, él también lo haría. La tensión ocasionó uno de los tantos quiebres.

George Peppard, una verdadera estrella de cine (Foto: Art Zelin / Getty Images)George Peppard, una verdadera estrella de cine (Foto: Art Zelin / Getty Images)

Ya sobre el final, no se hablaban. Para todo el equipo, trabajar en ese clima se hizo insostenible. Los productores no querían cortar tamaño éxito e hicieron lo posible para solucionar el tema. Cuando comprendieron que no había vuelta atrás, convocaron al actor Hulk Hogan, que era amigo de los dos, para que interfiera, pero no pudo ingresar a Brigada A por estar comprometido con otros proyectos. La otra opción fue llamar a Robert Vaughn, quien se sumo en los que terminarían siendo los últimos capítulos. Porque nada logró nada. Y no quedó otra alternativa que darle un corte final a la serie.

Tras el abrupto final, la vida de Peppard en los medios se fue apagando. De alguna manera sintió que había dado todo en un lugar al que había llegado por casualidad. Si nos trasladamos a su adolescencia, apenas terminó el colegio se alistó en el Ejército. Perteneció a la artillería naval, ocupando el rango de cabo. Tras unos años allí, lo primero que hizo al salir fue empezar a estudiar Ingeniería Civil. En el mientras tanto, trabajó de taxista, en una radio y hasta de cajero en un banco para poder pagarse los estudios. Gracias a esto logró recibirse.

Figuras públicas, enemigos privados: George Peppard y Mr T (Foto: Avalon / Getty Images)Figuras públicas, enemigos privados: George Peppard y Mr T (Foto: Avalon / Getty Images)

Pero Peppard no se sentía a gusto: había seguido la carrera para cumplir con un mandato y trabajar en la empresa familiar. Cuando su padre murió, se sintió liberado, y buscó su destino por otros caminos, queriendo escribir su propia historia. Ya con 26 años se anotó en una escuela de arte dramático y a los 30 tuvo su primera incursión en The United States Steel Hour. Pese a su tardío ingreso, tuvo una carrera en pleno ascenso y de mucho éxito más allá de su forma de ser y la manera de (mal)tratar a sus colegas, a quienes no veía a su altura.

Tras su salida de Brigada A, filmó tres películas más y se retiró por problemas de salud en 1992, luego de rodar The Tigres. Su adicción al cigarrillo le provocó un cáncer de pulmón. A eso se le sumó el consumo desmedido de alcohol. Si bien tuvo tres hijos –dos de su primer matrimonio y otro con su segunda pareja- murió solo, ya que los últimos años lo pasó en un centro de rehabilitación en el que no podía recibir visitas asiduamente, de acuerdo a las reglas del lugar.

George Peppard en una de las últimas veces que se lo vio públicamente (Foto: François Pugnet / Sygma, vía Getty Images)George Peppard en una de las últimas veces que se lo vio públicamente (Foto: François Pugnet / Sygma, vía Getty Images)

La vida de George Peppard se apagó el 8 de mayo de 1994 en el Hospital de la Universidad de California, Los Ángeles. Allí llegó con complicaciones respiratorias severas que no tuvieron solución. Murió a las pocas horas de su internación, con tan solo 65 años.

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MIRA LO QUE PERDISTE