De todos los Porsche de carreras que existen, el 917K es uno -sino el más- emblemático de todos los tiempos. Un aparato que demostró, en las mejores manos, ser un temible rival para cualquier competidor que intentara vencerlo. Una de esas unidades originales que corrió en las 24 Horas de Le Mans saldrá a subasta.

La encargada de realizar la audición será la casa RM Sotheby’s en el marco del Monterey Car Week. La subasta propiamente dicha será entre el 13 y 14 de agosto y si bien lógicamente el precio final no se conoce, se espera que paguen alrededor de 18 millones de dólares. O más…

¿El motivo? Es uno de los mejores autos de carrera de todos los tiempos. Y además, como si fuera poco, esta unidad participó del rodaje de la película “Las 24 horas de Le Mans” protagonizada por Steve McQueen.

Tiene más de 600 caballos de fuerza.

La unidad es una de las tres del equipo JW Automotive Engineering / Gulf Racing, y luce la clásica combinación de colores -naranja y celeste- de esta última empresa.

El motor es un bloque V12 atmosférico de 4,9 litros y más de 600 caballos de fuerza, con 563 Nm de torque máximo.

Puntualmente en la carrera de Le Mans de 1970 esta unidad participó en manos de Mike Hailwood y David Hobbs, pero no terminó la carrera. Solo en un momento llegó a estar tercero. El que ganó aquella competencia fue el Porsche 917K número 23 manejado por Hans Hermann y Richard Attwood.

Esta unidad que sale a subasta en aquella carrera entró fuera de control y se salió de pista, con algunos daños importantes. Por eso posee doble número de chasis (031/026), ya que después fue reconstruido para participar del Campeonato Europeo InterSerie de 1972, pero en este caso en formato Spyder, es decir, sin techo.

Fue restaurado para dejarlo en estado original.

Finalmente hace 10 años se decidió volver el auto al estado original, cerrado y con los colores de Gulf pero con la particularidad de que en este caso el naranja llega a todo el techo del auto. Además, se restauró por completo para dejarlo en estado impecable.

Según la casa de subastas, desde que dejó de correr en 1974 tuvo tres dueños: la Colección Chandon hasta 1988, el coleccionista Mike Amalfitano y luego pasó a su actual dueño, que es el que decidió volverlo a su look original.

Porsche fabricó solo 25 unidades del 917 y de ellas solo 12 son 917K, como se denomina a los “cola corta”. Estos -como el de la subasta- se diferencia de los demás por medir 4,12 metros en vez de 4,78 m.