Susana Giménez continúa a buen ritmo y con el mejor ánimo con su recuperación en Punta del Este. Luego de pasar dos semanas internada por coronavirus, la diva sigue mostrando su buen semblante en sus redes sociales. Luego de recibir el alta, había publicado una serie de imágenes para mostrar cómo transitaba sus días en La Mary, su chacra en Rincón del Indio. Después, celebró el triunfo argentino en la Copa América, con una imagen que unió a Diego Maradona desde el cielo y a Lionel Messi en la tierra. Y ahora, se la vio a puro amor con uno de los perros que la acompaña en su mansión esteña.

“Con Beto a los besos. Lo estoy felicitando porque es buen padre y buen marido”, escribió como epígrafe de una divertida foto que compartió en su cuenta de Instagram. Allí se la ve de frente, sentada en un banco de madera de su jardín, mientras que de espaldas está el simpático perro, trepado en sus patas traseras para darle un beso en la boca. De anteojos negros y bien abrigada para mitigar el frío invernal, Su le toma el hocico con sus dos manos para corresponderle el beso y enfatizar el amor.

¿Quién es Beto? Una de las mascotas que habita La Mary y que hace poco más de un mes fue noticia por una historia que contó la diva en su Instagram: “¿Se acuerdan que un día les conté que había traído a Rita, que tenía un novio que se llama Beto y que se iban a casar? Bueno, ¡se casaron! ¡y ella está embarazada!”, anunció Susana y relató de manera desopilante cómo se había enterado que Rita estaba preñada. “Se cayeron desde el primer piso hasta abajo, abotonados”, señaló.

El desopilante relato de Susana Giménez sobre cómo su perra Rita quedó preñada

De esta manera, la protagonista de La Mary sigue recuperando el ánimo y la salud después de pasar momentos muy complicados. En sus redes sociales, había contado cómo había cambiado su rutina. “Así son mis días ahora: recuperación, descanso, lectura, mis perros, paz. Haciendo fisioterapia para recuperarme pronto. Gracias por los mensajes, las oraciones, las flores y tanto amor”, escribió al pie del video en el cual se la ve caminando bajo el sol junto a un kinesiólogo, realizando ejercicios de respiración, compartiendo un momento con sus mascotas (con su adorada y revoltosa Rita ya con sus cachorros), leyendo, bordando.

Susana Giménez experimentó los primeros síntomas compatibles con coronavirus el sábado 5 de junio, un día después de haber recibido la segunda dosis de la vacuna Pfizer. “Tengo un dolor de cuerpo horrible. No puedo hablar”, le dijo a los pocos días a través de un mensaje de WhatsApp a Luis Novaresio, mientras transitaba su cuadro en su casa. Horas más tarde, dichos síntomas incrementaron y los profesionales decidieron que fuera traslada a un centro médico.

La primera dosis la había recibido el 24 de abril. “Iba a ir a Estados Unidos a ponérmela, pero no hay aviones. Para viajar con escalas, prefiero quedarme en el jardín, que es gigantesco. Estoy al aire libre, con los patos, leyendo, recibiendo amigos”, había dicho la diva en diálogo con Jonatan Viale en Pan y Circo, por Radio Rivadavia.

Después de dos semanas internada, la diva recibió el alta y regresó a su casa, en donde trabaja en su recuperación. “Gracias a todo el equipo del Sanatorio Cantegril. A todos los doctores amigos que se pusieron a disposición y siguieron de cerca mi recuperación. A mi familia y amigos, que se ocuparon de todo, y a la gente que con su cariño me dio fuerza y energía. Cuídense, vacúnense, usen barbijo”, sugirió a sus dos millones y medio de seguidores en el posteo que realizó ya desde su hogar.