Como todo deporte, el fútbol no está exento a los cambios reglamentarios. En los últimos años, la llegada del VAR ha sido una innovación importante en el aspecto arbitral, y en lo que refiere al juego la última gran modificación ocurrió en 1992 cuando se les impidió a lo arqueros agarrar la pelota con la mano tras el pase de un compañero. Ahora, el deporte más popular del planeta podría estar a las puertas de nuevas y revolucionarias variantes.

Por estos días se está celebrando en Europa The Future Cup, un certamen amistoso de equipos Sub 19 que la FIFA suele utilizar como conejillo de indias para probar nuevas reglas. En esta ocasión son cinco normas las que se han cambiado con el objetivo de agilizar y darle dinámica al juego.

Una de ellas es que los saques de banda se realizan con los pies. En lugar de usar sus manos, los futbolistas deben apoyar el balón en la línea y a partir de allí pueden jugar con otro compañero o incluso avanzar sin la necesidad de hacer un pase, algo que le otorga más fluidez al juego. Lo mismo sucede con los tiros libres y en los córners. De esta manera no se pierde tanto tiempo.

La tercera modificación está relacionada con el tiempo de juego. En lugar de disputarse dos tiempos de 45 minutos, se celebran dos etapas de media hora en donde el reloj se detiene cada vez que se interrumpe el juego. Así, ningún equipo puede apelar a estrategias como fingir lesiones o demorar más de la cuenta en las reanudaciones para ganar minutos porque los árbitros no deben adicionar nada.

La FIFA busca revolucionar el fútbol (Getty Images)
La FIFA busca revolucionar el fútbol (Getty Images)

Por otro lado, las tarjetas amarillas tienen un castigo extra: quien reciba una debe abandonar el campo durante cinco minutos y entonces deja a su equipo con 10 jugadores. Obviamente, quien reciba dos cartulinas amarillas será penado con expulsión.

La última innovación reglamentaria es que los cambios son ilimitados, al igual que en el baloncesto, por ejemplo. Los directores técnicos tienen así mayor influencia en lo que ocurre dentro del terreno de juego y esto es posible gracias a que el reloj se detiene cuando se para el juego, por lo que la entrada y salida de futbolistas no genera una pérdida de tiempo.

Este año los equipos sub-19 del PSV, AZ, RB Leipzig y Club Brugge son los que están participando de The Future Cup. Una vez terminado el certamen, la FIFA analizará si las alteraciones reglamentarias han resultado positivas y si pueden ser implementadas a nivel profesional. En caso de que así se crea, el paso siguiente sería discutirlo con las confederaciones y luego hacer el pedido formal a la International Board para que se efectúen los cambios.