TOKIO – Richard Pound es abogado, pero podría ser periodista: pocos tan hábiles como él en el arte de generar titulares. Hombre de ideas claras y no siempre simpáticas, en diciembre de 2022 pondrá fin a 44 años como miembro del COI. En la recta final de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el canadiense dice estar asombrado por lo que han hecho los japoneses.

”Es como si un 747 iniciara las maniobras de aterrizaje y le dijeran ‘¡deténgase! espere un año, y luego continúe su aterrizaje’. No puedo imaginar ninguna otra sociedad que sea capaz de hacer eso”, dijo Pound en una extensa entrevista con Around the Rings en Tokio.

El ex nadador olímpico es el decano, el hombre que estaba allí cuando ninguno de sus colegas había llegado aún al COI (Comité Olímpico Internacional). Y en parte por eso tiene tanto que decir.

– ¿Qué titular elegiría para estos Juegos si fuera periodista?

– (piensa durante medio minuto) Grandes deportes, poco apoyo, poco entusiasmo del público. Toda la situación japonesa se ha descontrolado. En las redes sociales y demás, la gente sin responsabilidad hace todo tipo de predicciones. Y las personas que realmente tienen responsabilidades estaban convencidas de que se podía hacer y lo hicieron. Pero se agitó en los medios de comunicación, y es una pena, porque en realidad ha sido un milagro que este país haya sido capaz de organizar una de las organizaciones más complejas del mundo. Es como si un 747 entrara en tierra y le dijeran “¡pare! espere un año, y luego continúe su aterrizaje”. No puedo imaginar ninguna otra sociedad que sea capaz de organizar eso.

– Tienes que ser un muy buen piloto

– Muy buen piloto…

– ¿Son los Juegos víctimas de un ambiente tóxico como nunca antes habían experimentado?

– No hemos tenido nada parecido, una pandemia y un aplazamiento. Es todo nuevo, inexplorado, mucho más complejo de lo que pensábamos que iba a ser. El aplazamiento y el reinicio…

– Pero la situación también está relacionada con el hecho de que el gobierno japonés no logró vacunar a su pueblo para llegar a un ambiente más seguro y relajado. ¿Tuvo algún intercambio con las autoridades japonesas que le permitiera entender por qué ocurrió esto?

– No soy parte de esta discusión. Básicamente uno tiende, como COI, a hacer lo que el comité organizador quiere. Esto era el comité organizador más el gobierno. Parece que piensan que la gente que viene a Japón va a aumentar la propagación de la infección en Japón. Toda la gente que viene está en una burbuja. El pueblo, aquí en este hotel… ¡No estamos tosiendo en la cara de los residentes locales! No sé si se trata de una preocupación tradicional sobre los extranjeros en Japón o si está relacionada con la pandemia, pero si se analizan las estadísticas, la gente que llega no trae nada que deba temer.

– ¿Significa esto que el sistema funciona? La burbuja, la cuarentena…

– Lo que han hecho ha funcionado. El sistema funciona, la distancia social funciona, mantener las manos limpias funciona.

– ¿Le sorprende que una economía tan grande como la japonesa, un país tan tecnológico, no haya podido vacunar a sus ciudadanos a tiempo?

– No sé cuál es la respuesta a eso. Quizá cuando empezaron pensaron que podrían tener una vacuna japonesa, producida a la velocidad de las Pfizer, las AstraZenecas, las Modernas. Eso no funcionó. No sé… Para una sociedad extremadamente bien organizada, eso no parece comprensible. Pero fíjate: ¿cuánto tiempo pasó desde la identificación de una enfermedad hasta encontrar una cura? La viruela tardó 2.000 años, la poliomielitis, cien años, el VIH 20 años… y conseguir la vacuna para el covid, cuatro meses. Todos están trabajando juntos y cooperando… Es increíble lo que hicieron. Pero, ¿por qué no lo hizo Japón? No lo sé. Es un misterio.

Mujeres con trajes tradicionales, con máscaras protectoras, caminan fuera del Estadio Nacional, la sede principal de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Tokio, Japón, 3 de agosto de 2021. REUTERS/Kim Kyung-HoonMujeres con trajes tradicionales, con máscaras protectoras, caminan fuera del Estadio Nacional, la sede principal de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Tokio, Japón, 3 de agosto de 2021. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

– Cambiando de tema: los nuevos deportes, ¿cuál es su impresión sobre ellos?

– Tengo dos impresiones. Tengo casi 80 años, así que tengo una visión clásica de lo que debe ser un deporte olímpico. Pero por otro lado, el mundo está cambiando, el consumo de deportes es diferente, y si ves a las generaciones más jóvenes, tienen las cosas que les gustan. Y les gusta la escalada deportiva, el BMX… Está bien, todos son difíciles. Creo que el baloncesto 3×3 es un gran éxito. ¿La escalada? No lo sé. El breakdance…

– ¿Qué opina del breakdance para París 2024?

– Bueno, no es mi idea de un deporte olímpico, pero la gran comunidad deportiva y el COI dijeron que esto atrae a la generación más joven. De acuerdo. Lo intentamos, lo vemos. El programa olímpico es siempre un trabajo en progreso.

– ¿Y el surf? Fue su debut en Tokio.

– El surf… No es mi idea de un deporte olímpico, pero tiene muchos seguidores en el mundo. Ciertamente requiere habilidad y destreza, no es un deporte de sofá.

– ¿Hay algún deporte que no forme parte de los Juegos Olímpicos que le gustaría ver en el programa?

– El squash.

– Sí, lo intentaron, pero fracasaron.

– Creo que fue porque los dirigentes de la federación internacional no fueron inteligentes. Es un poco duro, la pelota es más pequeña, se mueve más rápido, pero ahora con las pistas de cristal…

– ¿Quiere decir que es un deporte difícil para la televisión?

– Sí, pero es barato, ahora se puede trasladar la cancha, se desmonta, no es un deporte caro.

Pound se levanta el pantalón hasta la rodilla para mostrar una profunda cicatriz que le atraviesa gran parte de la tibia: “Eso era el squash. Jugué durante 30 años”.

– Me gustaría tener su opinión sobre el nuevo proceso de elección de sedes… Antes teníamos una ceremonia al estilo de los Óscar cuando se adjudicaban los Juegos, y ahora hay un perfil muy bajo. ¿Le gusta este nuevo sistema?

– Lo que pasa es que el antiguo sistema no funcionaba. Ahora hay que asegurarse de que la gente de los posibles países anfitriones lo entienda. Sentarse con las ciudades y ver cómo podemos hacer que esto funcione para sus países. Se pueden celebrar algunos eventos en una ciudad diferente… Hablemos, veamos cómo podemos hacerlo. Y creo que esa es la única manera de que funcione. Sabes, en los países democráticos, por lo menos el 25% de la gente está en contra de todo todo el tiempo. Si empiezas una candidatura olímpica, empiezas con un 25% en contra. Y se polariza muy fácilmente, y es mucho más fácil estar en contra de algo que estar a favor. El sistema no estaba funcionando, así que vamos a probar uno nuevo. En cierto modo funcionó entre París y Los Ángeles, no todo el sistema, pero el debate sobre dos ciudades de clase mundial, ¿hay una manera de que podamos tener los Juegos Olímpicos en ambas y no sólo en una? París dijo que podemos mantenerlos juntos para 2024, pero no otros cuatro años. Los Ángeles dijo que nos gustaría en 2024, pero que podemos mantenerlos juntos. Eso funcionó bien, fue inteligente. Y los Juegos de Invierno de 2026, que casi se ofrecieron a Calgary, dijeron: “Por favor, no estamos contentos con Estocolmo o Milán/Cortina, ¿podría Calgary hacerlo de nuevo? Y Calgary hmmmm, hmmmm, hmmm. Y así conseguimos en 2032 una muy buena candidatura con Brisbane, en un país en el que se puede confiar.

– ¿Ve a Salt Lake City con posibilidades para 2030 frente a Vancouver por la sede de los Juegos de invierno?

– No, no veo a Salt Lake City, porque tienen 2028. Creo que confundirá su estrategia de marketing, la publicidad y todo lo demás. Han intentado Atlanta y Salt Lake, 1996 y 1998. No dos Juegos seguidos en el mismo país. Creo que Vancouver 2030 sería una candidatura muy fuerte.

Más allá de la dificultad que supone Los Ángeles 2028 para una eventual Salt Lake City 2030, Canadá tiene sus propios problemas: el país está sacudido por los descubrimientos este año de los restos de cientos y cientos de niños indígenas que murieron en internados. Sus cuerpos rara vez volvieron a casa, muchos fueron enterrados en tumbas abandonadas. El descubrimiento de los cuerpos provocó la indignación nacional y la exigencia de nuevas búsquedas en las tumbas sin nombre.

– ¿Afecta esto a la candidatura de Vancouver?

– Uno de los elementos de la candidatura tiene que ser contar con un fuerte apoyo de las Primeras Naciones. La participación de las comunidades de las Primeras Naciones, de la gente de las Primeras Naciones, en el comité organizador, eso sería importante, sobre todo en Columbia Británica.

– Parece una enorme tragedia cuando se lee lo que ocurrió en su país.

– Bueno… Sí, no estoy seguro de que sea tan grave como se describe. Los cementerios que están encontrando… Algunos de ellos eran cementerios ordinarios, con gente de las comunidades, no todos los recogidos de las escuelas residenciales. Alguien tiene que mirar la información de la mortalidad de hace cien años, que probablemente es el doble de lo que sería hoy.

– ¿Quiere decir que algunas de las muertes fueron por causas naturales?

– No a causa de los internados, esa era la mortalidad.

– ¿Y qué espera, su país va a ser capaz de resolverlo o va a ser una discusión interminable?

– Será una discusión que continuará durante algún tiempo. Ahora hay 30 personas menos vivas que estuvieron en los internados. Tenemos una comisión de la verdad y la reconciliación, en algún momento hay que pasar la página. Aprender de ello, pero pasar la página. Ahora estamos en el siglo XXI, no en el siglo XIX. Es un problema grave. Es un problema que se ha repetido en Australia, en Estados Unidos, en Finlandia. Es un problema que tenemos que asumir.

Madelyn Severight, de 4 años, deposita una flor antes de una vigilia con velas tras el descubrimiento de cientos de restos de niños en antiguos internados indígenas, en la legislatura provincial en Regina, Saskatchewan, Canadá 1 de julio de 2021.  REUTERS/David Stobbe Madelyn Severight, de 4 años, deposita una flor antes de una vigilia con velas tras el descubrimiento de cientos de restos de niños en antiguos internados indígenas, en la legislatura provincial en Regina, Saskatchewan, Canadá 1 de julio de 2021. REUTERS/David Stobbe

– Estamos a pocos meses de otros Juegos Olímpicos, los de invierno de Pekín en febrero de 2022. Y también parecen muy complicados.

– Los Juegos del siglo XXI son complicados. Por la cantidad de piezas que se mueven y el gran interés que hay en todo el mundo. Tenemos miles de millones de personas interesadas y decenas de miles de personas implicadas. En el momento en que se escoge la ciudad anfitriona y se eligen las fechas de los Juegos, empiezan a suceder todo tipo de cosas: el calendario deportivo, el transporte, la seguridad, todo… Y no olvidemos que hasta 1992 teníamos lo mismo entre los Juegos de Verano y los de Invierno, una distancia muy corta, muy cercana. Tuvimos los Juegos en el mismo año, así que no es el fin del mundo.

– Hay un comité del Congreso de Estados Unidos que pide una especie de boicot a los Juegos de Pekín. ¿Qué opina al respecto?

– Bueno, creo que personas sensatas como Mitt Romney dicen que esa no es la respuesta, ya hemos visto lo que ocurre con los boicots, hay un cambio de conducta en el país objetivo. Si estamos enfadados con el gobierno chino por sus políticas, podemos dejarlo claro. Podemos no enviar a ningún funcionario del gobierno en Pekín, podemos llamar al embajador a consultas, todo tipo de cosas. No vamos a decir, en efecto, que estamos tan enfadados con China, con su vulneración de los derechos humanos, que vamos a vulnerar nuestros derechos humanos e impedir que los atletas vayan a los Juegos.

– ¿Un boicot significaría infringir los derechos humanos de los atletas? ¿Lo dice como abogado?

– Sí, sí. Impedirles ir, retirarles los pasaportes, cualquier técnica que utilices, es una infracción de los derechos humanos para demostrar que estás enfadado porque los chinos infringen los derechos humanos. Pero, ya sabes, ni siquiera China puede existir sola en términos de comercio y otras relaciones, así que, si hay un número suficiente de gobiernos que envían un mensaje fuerte, los chinos tendrán que escuchar. Pekín no ganó los Juegos Olímpicos de 2022 por un gran margen, cuatro votos, tal vez, entre la pequeña Almaty y Pekín? Si yo fuera un analista político chino diría que tenemos un problema, casi perdimos contra Almaty.

– ¿Puede explicar mejor el significado de esto?

– Entre los miembros independientes del COI, casi la mitad no quería ir a Pekín. Y no por falta de organización. Hay un desacuerdo político con la posición de China en Hong Kong y otros casos.

– Este comité del Congreso también está presionando a los patrocinadores olímpicos. ¿Tiene esto sentido?

– No, un estadounidense diría que eso es “grandilocuencia”. Es realmente el Congreso en su peor versión.

– Algunos de los patrocinadores dijeron que no podemos hacer lo que ustedes no hacen, que es también lo que suele decir el COI.

– Sí. Así es. Arma primero tu escenario y luego ven a hablar con nosotros.

– Usted ha sido presidente de la AMA. ¿Funciona la Agencia Mundial Antidoping?

– Sí, sí, de hecho ahora la AMA está recibiendo más poder de nuestras partes interesadas. Hemos buscado eso durante años y años, el poder de conducir y realizar las investigaciones, porque no podíamos hacer las nuestras. Todavía no se nos permite imponer una sanción. Todo lo que pudimos hacer durante años, y años y años, fue recomendar al COI, a las federaciones internacionales… Hay una violación de las reglas, hay esto, y esto, y esto, deberíais actuar. Pero sabíamos que la mayoría de las Federaciones Internacionales no tienen ningún interés, el COI no tiene ningún interés en seguir la investigación de la AMA y el informe McLaren. Los únicos resultados tangibles de la investigación fueron con la IAAF y el IPC. Las pruebas son… hay que tener suerte. Hay que encontrar a la persona adecuada en el momento adecuado durante un periodo. Algunos funcionan, pero muy a menudo no. Y tenemos un sistema horrible en el que, a no ser que faltes a tres pruebas en doce meses o 18 meses, puedes jugar con el sistema. Lo que yo haría es que si se supone que estás aquí y haces una prueba, te envío un correo electrónico para que vengas mañana, y si no estás aquí has perdido la segunda prueba, y si no vienes al día siguiente tienes tres violaciones y se acabó.

– Acaba de decir que el COI no mostró interés en la investigación de McLaren, ¿a qué se refiere?

– McLaren dio el informe antes de Río. Creo que McLaren dijo “escuchen, al menos deberían decirle al COI lo que había encontrado antes de los Juegos. Si resulta en los Juegos y lo sabía antes de los Juegos pero no dije cuáles eran los resultados, dirían “ah, AMA” Así que en lugar de eso el COI dijo que esto no es un informe, es sólo una alegación. Una alegación fue la conclusión de uno de los investigadores más experimentados del mundo y finalmente el COI estuvo de acuerdo con todas las conclusiones con una excepción. Parece que no encontraron que el FSB (servicio secreto ruso) estuviera involucrado. (Risas)

– Se está riendo.

– De verdad, de verdad. Y sólo hubo una sanción realmente menor para Pyeongchang. El Comité Olímpico Ruso se quedó fuera, pero les iban a dejar volver a entrar antes de que terminaran los Juegos. Probablemente, salvo que la mitad de los casos de dopaje en Pyeongchang fueran rusos. Así que no creo que hayamos sido lo suficientemente firmes al respecto, pero ahora tenemos un proceso en el que tenemos un… llámese comité de revisión de la conducta que recibe un informe. El comité de informe de conducta lo examina y si está de acuerdo con él dice que sí, que la AMA debe actuar en consecuencia, y así lo hizo. Así que en el caso de los rusos, con la alteración de los datos informáticos, los examinaron y dijeron que habían sido manipulados, que habían sido alterados, suprimidos, que era una violación del dopaje. Recomendamos una suspensión de cuatro años porque se trata de una actividad que ha durado 10 años o más y no tuvimos que convencer al COI, no tuvimos que convencer a las FIs, simplemente les dijimos a los rusos que esto es lo que proponemos, o aceptan la sanción o va directamente al TAS. No tenemos el “oh, por favor, COI, por favor, FI, tomen medidas”.

– Rusia es un país grande, un país poderoso… Si esto le hubiera pasado a Colombia, Bangladesh o Kenia…

– (risas) Si le hubiera pasado a Canadá seguro que estaría fuera… Parece que piensan que Rusia es un país demasiado importante como para quedar fuera de los Juegos. Y yo soy todo lo contrario. Yo digo que los Juegos Olímpicos son demasiado importantes para que Rusia sea expulsada porque hace trampas. Ese habría sido el factor disuasorio. Porque hay muchos países, Rusia no es el único, muchos de ellos. Kenia tuvo un problema, España tuvo un problema, Estados Unidos tuvo un problema, todo tipo de otros países han tenido problemas.

– Pero no el dopaje de Estado a nivel de Rusia, con el caso de España no se compararía…

– No, no, España no. Pero hubo una falta de voluntad para actuar sobre la investigación de la Operación Puerto.