Se lanzó oficialmente en la Argentina el Toyota GR Yaris, la versión deportiva (deportiva en serio) del auto compacto en su generación europea, que es distinta a la que se fabrica en Brasil y llega a la Argentina en versiones “convencionales”.

Las primeras unidades fueron entregadas hoy en el Autódromo de Buenos Aires. Allí, pilotos relacionados a Toyota, como Matías Rossi y Gabriel Raies, entre otros, les dieron las llaves de los vehículos a los flamantes propietarios, que invirtieron nada menos que 54.400 dólares.

Considerado como el heredero del Celica GT-Four (ganó más de 30 veces en el WRC), el GR Yaris utiliza una plataforma que deriva de dos plataformas distintas: la GA-B del Yaris “convencional” en la parte delantera y la GA-C del Corolla, en la trasera. Por eso, la suspensión atrás es independiente, de doble horquilla.

Otra diferencia con el Yaris convencional es el material al que recurrió Toyota para construir la carrocería, principalmente aluminio (puertas, capot y portón) y polímeros de fibra de carbono forjada (techo). El detalle: es fabricado parcialmente a mano.

Visualmente se distingue también por las tres puertas (el Yaris “normal” trae cinco), las ventanillas sin marco, la caída pronunciada del techo, las aletas más anchas, los paragolpes específicos, las entradas de aire, el difusor trasero, la doble salida de escape y las llantas de 18 pulgadas.

El motor es un naftero 1.6 litros turbo de doce válvulas y tres cilindros, denominado internamente G16E-GTS. Tiene dos árboles de levas, un intercooler, sistema de inyección de aceite para refrigerar los cilndros, válvulas de escape de gran tamaño, conductos de admisión mecanizados para mejorar el flujo de aire y un sistema que pulveriza agua sobre el intercooler para mejorar el rendimiento en un uso exigente.

Toyota GR Yaris 2021.

Esta mecánica entrega un máximo de 261 caballos de potencia y 360 Nm de torque. Así, dispone del motor de tres cilindros más potente que haya tenido alguna vez un automóvil de producción en serie y con una gran relación peso-potencia de 4,9 kg/CV. Así, acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y llega a 230 km/h (velocidad final limitada).

Una particularidad: asociado a una caja automática de seis marchas, el motor está ubicado más atrás para mejorar el reparto de pesos. La tracción es 4×4 (GR-FOUR) con tres diferenciales para variar el reparto de torque entre los ejes, con la posibilidad de entregar el 100 por ciento de la fuerza hacia el delantero o el trasero.

Ofrece tres modos de conducción: Normal, que distribuye el par un 60:40 entre las ruedas delanteras y traseras; Sport, con un reparto del 30:70; y Track, con un 50:50. La distribución en tiempo real se puede observar a través del instrumental, donde también se informa la presión de soplado del turbo y la temperatura del aceite y del líquido refrigerante.

Viene de serie con frenos deportivos de discos ventilados y ranurados de 356 mm de diámetro, y pinzas fijas de cuatro pistones delante y de dos pistones detrás, con discos ventilados de 297 mm.

Trae también asientos deportivos, volante específico con aro grueso, pedalera metálica, apliques interiores decorativos, pomo de palanca de cambios exclusivo y una gran pantalla táctil central a color de ocho pulgadas.

A continuación podés ver la ficha técnica con el equipamiento completo de este vehículo para el mercado argentino.