Pampita y Roberto García Moritán ya están contando los días, hasta las horas, para conocer a su primera hija en común, cuyo nombre aún no está decidido ya que esperarán a ver su carita para bautizarla. La fecha probable de parto es el 22 de julio, en una semana nada más. Pero, como la naturaleza es sabia e impredecible, la beba podría llegar al mundo cualquiera de estos días.

Además del armar el bolso para la clínica, ver con quién se quedarán sus hijos (ella es mamá de Bautista, Beltrán y Benicio y él de Delfina y Santino) y demás logística, los flamantes papás tienen que ultimar detalles sobre cómo quieren que sea su parto, atendiendo los derechos del bebé, pero también los de la madre y sus deseos. En ese marco, Carolina elegiría realizar su trabajo de parto en el agua, aunque no así el parto propiamente dicho.

En caso de ser así, se sumaría a la lista de famosos que tuvieron la previa al nacimiento en el agua como Juana Repetto por ejemplo, aunque ella quiso que Belisario también naciera en el mismo medio. Valeria Cabrera es madre y doula desde hace once años y en diálogo con Teleshow explicó en qué consiste esta práctica elegida por cada vez más mujeres: “El trabajo de parto en el agua es transitar las contracciones de parto dentro de una pileta de partos o una bañera. Se puede optar por estar dentro del agua durante todo el proceso o parte de el”.

Roberto García Moritán acariciando la panza de PampitaRoberto García Moritán acariciando la panza de Pampita

Uno de los mayores beneficios es “la reducción del dolor” ya que “el agua es un analgésico natural, con lo cual disminuye la necesidad de usar anestesia peridural”, explicó la especialista y agregó: “La relajación que aporta el agua a la mujer generara un aumento en la secreción de oxitocina y endorfinas lo que permitirá que el trabajo de parto se acorte. El suelo pélvico estará también mas relajado con lo cual habrá menor riesgo de desgarros”. Para el bebé, nacer en el agua significa la posibilidad de hacer una “transición más suave” ya que proviene de un medio acuático.

Aunque es posible parir en el agua, muchas mujeres como podría ser el caso de Pampita, eligen continuar el proceso afuera: “Pasa que no se sienten cómodas allí durante el periodo expulsivo. Son pocas las contraindicaciones para tener un parto en el agua, entre ellas te puedo nombrar bebes prematuros, embarazos de riesgo”.

Cabrera destacó algunos puntos a tener en cuenta si se quiere hacer el trabajo de parto en el agua: “La temperatura, que debería oscilar entre los 36,5 y 37 grados permanentemente y que el momento de inmersión se de durante el trabajo de parto activo ya que de lo contrario podría ralentizar el proceso, justamente por la relajación a la que induce el agua”.

En los últimos años y a partir de la sanción de la ley de Parto Respetado, las mujeres cuentan cada vez con más información para poder elegir cómo transitar sus partos y por eso muchas madres eligen la modalidad de hacer el trabajo previo o incluso el alumbramiento en el agua. Aún así queda mucho por hacer ya que son muy pocas las instituciones en las que hay infraestructura para ejecutarlo: “Para para acceder a los institutos médicos que lo ofrecen, excepto la Maternidad publica de Moreno, se debe contar con una prepaga que cubra dichos lugares”.

La doula, que además es mamá de Milo, Teo y Ada contó su experiencia respecto a los nacimientos de sus dos hijos más chicos, que fueron acuáticos: “Fueron dos partos suaves y amorosos, y el agua fue fundamental en el proceso. El confort y la reducción del dolor fueron notables. Ambos nacieron perfectamente sanos y sin ninguna complicación”.

En días nacerá la hija de la jurado de La Academia y del empresario gastronómico. La nena aún no tiene nombre ya que sus papás aguardan al momento de conocerla para elegirlo. Aún así ya hay una extensa lista de sugerencias que armó la familia entera. Promediando la mitad de su embarazo, había dicho que lo transitaba con “menos ansiedad” que con los anteriores, aunque en lo físico sin demasiadas diferencias.