El gobierno nacional tomó nota de las críticas a la decisión de Carla Vizzotti de no cumplir el aislamiento obligatorio de siete días para las personas que regresen desde el exterior y ahora los que viajen por trabajo quedarán exceptuados de la cuarentena.

Así lo determinó mediante una decisión administrativa publicada este viernes en el Boletín Oficial con las firmas de Santiago Cafiero y Vizzotti. La norma indica que la excepción ahora también aplica para quienes hubieran “viajado al exterior por razones laborales o comerciales”.

La excepción correrá siempre que las personas acrediten el “esquema de vacunación completo, con una antelación de por lo menos 21 días a su ingreso al país”.

Además, los interesados deberán hacerse cuatro testeos para comprobar que no tienen Covid: una PCR realizada dentro de las 72 horas previas al embarque, uno de antígenos al ingresar al país y “deberán realizarse dos pruebas PCR, una al quinto día y la otra al décimo día, computados desde la realización del primer test”. El costo de los test estará a cargo del viajante.

 

La decisión del Gobierno se da en medio de las críticas a la ministra de Salud por su decisión de no aislarse a su regreso de Rusia, un país donde hay una fuerte circulación de la cepa Delta. El mes pasado, Vizzotti se había aislado al volver del Reino Unido.

“La situación en Rusia es diferente, yo estoy con muchísimos cuidados y nos vamos a hacer los controles de PCR y minimizar los contactos. La situación de riesgo siempre es más baja en un viaje de trabajo que si uno se va de vacaciones”, argumentó la funcionaria.

Con esta nueva normativa, el Gobierno continúa relajando los controles impuestos para tratar de evitar la circulación de la cepa Delta, algo que ya parece estar sucediendo en zonas de Córdoba y el Área Metropolitana de Buenos Aires aunque no de manera predominante.