Si pensabas que un Chevrolet Corsa nunca podría ganarle una carrera de aceleración a una Ferrari 488 Pista, estabas equivocado. Y si no nos creés, dale play al video de arriba y lo podrás comprobar. Sí, un Corsa se batió a duelo con una bestia de Maranello y fue vencedor.

 

Ojo: el Corsa no es un Corsita cualquiera. Es una creación del mecánico inglés Adam Beard, que compró el modelo hace diez años por la módica suma de 1.300 euros en Inglaterra, donde lo comercializa la marca Vauxhall, para luego meterle mano y superar los mil caballos de potencia. El detalle: tiene dos motores.

Beard se considera un “autodidacta” y asegura que todos los mecanismos del vehículo fueron ajustados por su cuenta, al mismo tiempo que trabajaba como limpiador de ventanas en una empresa.

 

Asegura que la idea de instalar dos motores surgió para que el vehículo cuente con tracción en los dos ejes. Así, uno de los motores envía la fuerza hacia las ruedas de adelante y el otro, hacia las de atrás. Y el sistema permite desconectarlo y conectarlo a demanda del conductor, que puede elegir entre tracción delantera, trasera e integral.

La apuesta fue grande, ya que Beard le metió dos motores nafteros 2.0 DOHC de Vauxhall con 608 caballos de potencia cada uno. Esto significa que la potencia total del vehículo supera los 1200 burros, una cifra realmente brutal para un vehículo tan pequeño. La caja es manual de seis velocidades, también instaladas por Adam.

Del otro lado, la Ferrari 488 Pista se presenta tal cual salió de fábrica. Y no necesita ningún retoque, ya que por sí sola rinde 710 caballos de potencia gracias a un motor naftero 3.8 V8 de doble turbo, con caja automática de siete velocidades y doble embrague.

 

En el video producido por el canal de Youtube llamado Driven, hay una primera tirada con partida detenida. Y allí ganó la Ferrari, con 11 segundos para completar los 400 metros versus 11,9 segundos para el Corsa, de buen rendimiento pese a la derrota.

La segunda tirada fue con partida en movimiento, más precisamente a 64 kilómetros por hora, y allí la cosa cambió. El Corsa clavó 7,2 segundos para los 400 metros y le ganó por 0,3 segundos a la 488 Pista.

Luego realizaron una prueba de frenada, en la que por supuesto la Ferrari ganó por varios metros. Así, podemos decir que la 488 Pista se quedó con este duelo por 2 a 1, pero nadie le quita lo bailado al Corsita modificado.