El marcapasos constituye un vital apoyo en la vida de muchas personas, al mantener regulada la actividad del corazón.

Estos productos sanitarios implantables activos, tal como la mayoría de los dispositivos electrónicos, dependen de una batería u otra fuente de energía para funcionar. Una investigación propone prescindir de este elemento, aprovechando los mismos latidos cardíacos como fuente de energía.

 

El marcapasos del futuro

Este proyecto fue dado a conocer por el ‎Instituto Americano de Física‎, como una iniciativa destacada entre las exposiciones de la conferencia virtual AIP Publishing Horizons – Energy Storage and Conversion, dedicada a las nuevas tecnologías en materia energética, la cual se encuentra en curso durante esta semana.

Yi Zhiran, de la Universidad Jiao Tong de Shanghai, presentará en aquella instancia una investigación que propone un sistema para que un marcapasos sin batería capture energía cinética del corazón y logre alimentar aquel importante dispositivo.

Actualmente, los marcapasos cardíacos dependen de una batería como fuente de alimentación de energía. Además del aparataje que conlleva la instalación de estos elementos, su presencia obliga a mantenerlos bajo observación técnica y mantenimiento períodico.

El equipo de Yi propone una alternativa que captura su propia fuente de energía, sin batería y sin plomo. Aunque el corazón aporta energía cinética, el objetivo de los investigadores actualmente es obtener una cantidad suficiente.

«Si la fuerza práctica del corazón es de 0,5 newtons, la potencia de salida debería ser de unos 192 microvatios», comentó Yi. «Por lo tanto, para el marcapasos comercial, casi no menos de 10 microvatios es suficiente para su trabajo normal», agregó el profesional, en conversación con el ‎Instituto Americano de Física.

El equipo tras este nuevo modelo, reconoce que el método propuesto como fuente de energía dista bastante de los diseños actuales de marcapasos. «El paradigma actual se basa principalmente en la batería, que limita el desarrollo de muchos dispositivos biomédicos implantables. Pero un marcapasos sin batería es factible mediante el uso de tecnología de recolección de energía implantable, que proporciona un método de suministro de energía sostenible», señaló Yi.

Este nuevo tipo de marcapasos sin batería se encuentra actualmente en una etapa de verificación de factibilidad. Yi comentó que su grupo está trabajando arduamente para superar algunos inconvenientes técnicos con este dispositivo, como la estabilidad a largo plazo, el método de implantación y la integración entre algunos componentes y el organismo, antes de adentrarse en etapas más avanzadas del estudio.

«El primer plan de investigación es lograr la integración del circuito de estimulación flexible y la unidad de recolección de energía. Luego, llevaremos a cabo la verificación de la estabilidad a largo plazo in vivo», dijo el investigador titular.

Sólo en España, se estima que hay más de 12 mil marcapasos funcionando. Por lo mismo, el salto cualitativo que implica esta nueva tecnología podría hacerle más sencillas algunas cosas a muchas personas en el futuro.