HomeNOTICIASEconomiaVersiones cuzadas en el Gobierno ante la demora en la firma del...

Versiones cuzadas en el Gobierno ante la demora en la firma del acuerdo con FMI

La firma del acuerdo con el FMI ingresó en una nueva nebulosa de versiones cruzadas, en lo que ya es una marca registrada de la negociación del ministro Martín Guzmán. Mientras en Economía se negaban este miércoles por la noche a confirmar la firma, desde la presidencia de la Cámara de Diputados se informaba que este jueves ingresará el acuerdo para su tratamiento antes del mediodía.

La insólita situación es apenas un episodio más de una negociación que estuvo cruzada por la resistencia de Economía a compartir información con el resto de los actores de la coalición de Gobierno, una manera de negociar que influyó en la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista y que despertó no pocos enojos entre los senadores peronistas.

Como sea, la Cámara de Diputados que conduce Sergio Massa no anduvo con vueltas y comunicó que este jueves “habrá ingresado formalmente a esta Cámara la Ley que habilita el tratamiento del Memorandun de entendimiento con el FMI para su aprobación o rechazo”.

La insólita situación es apenas un episodio más de una negociación que estuvo cruzada por la resistencia de Economía a compartir información con el resto de los actores de la coalición de Gobierno, una manera de negociar que influyó en la renuncia de Máximo Kirchner y que despertó no pocos enojos entre los senadores peronistas.

“A los efectos de ordenar tratamiento, cronograma de comisión, invitados y expositores, así como asistencia de funcionarios, en el día de mañana a las 12 del mediodía en el salón de Honor de la Presidencia se realizará una reunión de Presidentes de Bloques integrantes de la comisión de Presupuesto con los las autoridades de la comisión y las autoridades de Cámara. Posteriormente, se avanzará con el resto de los bloques. Asimismo se informa que ingresada la ley sus fundamentos y motivos será girado a todos los presidentes de bloque”, agregó la información girada a los medios.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Originariamente la idea era cerrar el acuerdo la primera semana de marzo, luego la Casa Rosada subió la apuesta y aseguró que el entendimiento con el staff técnico del Fondo Monetario estaría firmado a más tardar el 25 de febrero para que el martes en la Apertura de las sesiones en el Congreso, el presidente pudiera anunciar el ingreso por mesa de entrada del proyecto de ley que avala la Carta de intención.

 

Pero el jueves 24, la fecha ya se había corrido para el fin de semana, a los días el equipo de Guzmán pasó el cronograma se corrió para este martes, ayer pasó al miércoles y ahora fuentes oficiales reconocen que es posible que llegue el viernes y Vilma Ibarra no tenga en sus manos el proyecto de ley. Sin Carta de intención rubricada por el personal técnico que dirige Julie Kozack, Martín Guzmán y Miguel Pesce no hay documentación respaldatoria de la letra chica del acuerdo.

 

En el entorno del ministro Guzmán oscilan entre el silencio y la cautela respecto de los avances en el pulido del wording de la letra chica. Mientras tanto, los tiempos para la negociación en el Congreso se comprimen porque el próximo vencimiento será el 22 de marzo y las reservas internacionales para efectuar el pago no están líquidas en las arcas del Banco Central. Para llegar con el desembolso de nuevos Derechos Especiales de Giro a tiempo para evitar entrar en atrasos es necesario que, a más tardar el 19 de este mes, ya esté el acuerdo aprobado por el Congreso y, además, ratificado por la Junta Directiva (o Board) del FMI.

En el entorno del ministro Guzmán oscilan entre el silencio y la cautela respecto de los avances en el pulido del wording de la letra chica. Mientras tanto, los tiempos para la negociación en el Congreso se comprimen porque el próximo vencimiento será el 22 de marzo y las reservas internacionales para efectuar el pago no están.

 

Sin embargo, tanto fuentes oficiales como analistas privados aclaran que un eventual impago del vencimiento no tiene mayores implicancias siempre y cuando el acuerdo se cierre: al fin y al cabo, el “default” que puede complicar al país con el FMI es el denominado “protracted arrears”, es decir, aquel que se materializa tras los 6 meses de gracia posteriores al primer impago. Atrasarse unos días no sería un problema en sí, aclaran, pero sí una mala señal para los mercados, porque atrasarse más de unos días golpearía las expectativas de un acuerdo cercano suficiente como para seguir comprimiendo la brecha cambiaria.

Mientras tanto, el equipo de Finanzas del Ministerio apunta a evitar que, en este clima, dos fondos de inversión extranjeros que quedaron “atrapados” por el cepo con activos en pesos, apuren la salida en el mercado del contado con liquidación y vuelvan a disparar la brecha cambiaria. No es la primera vez que Guzmán convence al Congreso de que le aprueben una emisión de deuda en moneda dura para que Templeton y Pimco renueven sus vencimientos con la Argentina.

Esta vez, la emisión de deuda también sería para ofrecerles a estos mismos fondos que canjeen sus bonos atados a la inflación que vencen a partir de abril por bonos en monos a tasa fija atados a la cotización del dólar oficial.

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MIRA LO QUE PERDISTE