Todo “ok”. El gobierno provincial dio el visto bueno y las autoridades liguistas ya planifican el regreso del fútbol en la Liga Chaqueña. El jueves habrá reunión de presidentes de la Primera “A” y el viernes de la Primera “B” en pos de empezar a definir todo. Y ya hay dos fechas potables para el regreso de la competencia: el sábado 10 o el sábado 17 de julio.

Los distintos equipos de Primeras y Terceras “A” y “B”, Femenino e Inferiores ya habían regresado a los entrenamientos desde el lunes 14 de este mes, por lo que tendrán en principio alrededor de tres semanas más para ajustar detalles antes de la competencia.

En la Primera “A”, el torneo “Apertura” se paró tras jugarse la 6ª fecha (15 y 16 de mayo) debido a las restricciones como prevención al Covid-19 impuestas por el gobierno nacional y avaladas por el gobierno provincial. Desde el viernes 21 de mayo los dirigentes liguistas resolvieron “frenar” todos los entrenamientos, que volvieron el 14 de junio.

Todavía quedan 11 fechas por disputar del torneo “Apertura” (además hay nueve partidos pendientes por casos de Covid-19 entre las jornadas 2 y 6). Y después habrá que ver qué resolución toman los directivos liguistas respecto del torneo Clausura, teniendo en cuenta que son 17 fechas y que el calendario se deberá ajustar y mucho para completar todas las jornadas antes de fin de año.

En cuenta a las otras categorías, también ya volvieron a entrenar desde el 14 de este mes la Primera “B” (se paró en la 5ª fecha), las Terceras “A” y “B”, el torneo de Fútbol Femenino (se jugó hasta la 3ª jornada) y las divisiones inferiores (todavía no arrancó el campeonato).

La mayoría de los clubes querían que la competencia retorne lo más pronto posible y ahora, con el aval del gobierno, ya está todo listo para que desde el 10 de julio (o una semana después) vuelva el fútbol en todas las categorías de la Liga Chaqueña.

¿CON GENTE?
Algunos presidentes de clubes de la Liga Chaqueña quieren plantear ante el gobernador Jorge Capitanich la posibilidad de que los partidos de las Primera “A” y “B” se disputen al menos con el 20 ó 30 por ciento de público en las canchas. La idea de que haya gente es para permitir atenuar los costos que demanda abrir las puertas de un estadio para la disputa de un encuentro.